La UNESCO advierte que de no tomar medidas urgentes de acción 12 millones de niños nunca asistirán un solo día a la escuela


Cerca de 258 millones de niños, adolescentes y jóvenes de todo el mundo no estaban escolarizados en 2018, una cifra que representa aproximadamente un sexto de la población mundial de niños en edad escolar (entre seis y 17 años), según nuevos datos publicados hoy por el Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU). Estas cifras revelan además que durante más de una década el avance ha sido mínimo o nulo y, lo que es más preocupante, que, de no tomar medidas urgentes, 12 millones de niños nunca verán el interior de un aula.

Frente a tales datos, será muy difícil de lograr una educación inclusiva y de calidad al alcance de todos, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que la comunidad internacional ha acordado concretar de aquí al 2030.

Los nuevos indicadores sobre niños no escolarizados confirman recientes proyecciones de la UNESCO, que pronostican que, de continuar la tendencia actual, uno de cada seis niños seguirá excluido de la educación primaria y secundaria en 2030 y solo seis de cada 10 jóvenes concluirán la educación secundaria.

Los datos ponen también de relieve la brecha entre los países más ricos y los más pobres. De acuerdo con los datos recabados por el IEU, en los países de ingresos bajos, el 19% de los niños en edad de cursar educación primaria (niños de entre seis y 11 años) no se encuentran escolarizados, frente a solo al 2% de esta población en países de ingresos altos. Las brechas se profundizan en el caso de niños mayores y jóvenes. En los países de ingresos bajos, cerca del 61% de los jóvenes de entre 15 y 17 años no se encuentran escolarizados, frente a solo el 8% en los países de ingresos altos.

“Las niñas continúan siendo víctimas de los mayores obstáculos” observa Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO. “De acuerdo con nuestras proyecciones, nueve millones de niñas en edad de cursar primaria nunca asistirán a la escuela, frente a alrededor de tres millones de niños. De estos nueve millones de niñas, cuatro millones viven en el África Subsahariana, donde la situación es aún más preocupante. Por consiguiente, debemos seguir orientando nuestras acciones hacia la educación de las niñas y mujeres y hacer de ellas nuestra más alta prioridad”.

“Solo contamos con 11 años para cumplir con la promesa de que todo niño pueda asistir a la escuela y comenzar a aprender. Sin embargo, año tras año los nuevos datos nos siguen mostrando un persistente e invariable escenario caracterizado por bajos niveles de acceso y calidad” advierte Silvia Montoya, Directora del Instituto de Estadística de la UNESCO “Estos desafíos no son inevitables. Se pueden resolver mediante una combinación de acción intensiva y mayor financiamiento. Necesitamos el compromiso sincero de cada gobierno, reforzado por los recursos necesarios para cumplir esta aspiración”.

Si bien el número de niños no escolarizados parece haber descendido de los 262 millones registrados el 2017, dicho descenso obedece en gran parte a un cambio en la metodología de cálculo de los indicadores. Como se ha demostrado en un nuevo documento, los niños en edad de cursar educación primaria que asisten a preprimaria, que previamente habían formado parte del total, ya no se consideran no escolarizados.  No obstante, esto no cambia las tasas globales de niños no escolarizados.

Los nuevos datos que han sido publicados por el IEU –encargado del seguimiento de los datos sobre el ODS 4– una semana antes de la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la que se analizarán los avances hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible y se planteará el financiamiento requerido para concretarlos. Los datos demuestran la urgente necesidad de aumentar las acciones orientadas a concretar una educación de calidad para todos. Esta meta podrá lograrse en la medida en que renovemos nuestros esfuerzos y recabemos datos más completos y fidedignos para monitorear el avance en términos de acceso, conclusión y calidad de la educación.

Fuente:UNESCO



Source link

Cine para evaluar la inteligencia emocional del alumnado


El visionado y la posterior interpretación de escenas de películas de dibujos animados son la base de EMOCINE, la herramienta diseñada por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) (España) para medir la inteligencia emocional del alumnado en la escuela.

“EMOCINE viene a cubrir la necesidad de desarrollar instrumentos para la medida de la Inteligencia Emocional considerada como habilidad, pues hasta la actualidad existen muy pocos, y muchos menos para la infancia”, señala Jesús Alvarado, investigador del departamento de Psicobiología y Metodología en Ciencias del Comportamiento de la UCM.

La herramienta utiliza quince clips inferiores a dos minutos de películas de dibujos animados. A diferencia de otras pruebas, en las que el sujeto informa directamente sobre su estado emocional, en EMOCINE este estado se revela a partir de preguntas sobre las escenas que han visto.

Estas preguntas tienen tres posibles respuestas que caracterizan el nivel evolutivo de la inteligencia emocional y son de tres tipos: sensibles, ingenuas y sobreinterpretadoras.

“Las dos mayores ventajas de esta prueba son, por una parte, que resulta muy divertida y motivante para el alumnado de Educación Primaria y, por otra que, al utilizar escenas de cine, se consigue que la actividad sea más realista que las basadas en la lectura de descripciones o en la observación de fotografías estáticas”, destaca Alvarado.

[Img #57371]

Película cinematográfica. (Foto: Pietro)

La herramienta se ha probado en una muestra de 1.448 estudiantes de entre 8 y 13 años procedentes de diez centros escolares distribuidos en ocho comunidades autónomas y sus resultados se han validado y publicado en Frontiers in Psychology.

Además del profesor Alvarado, el equipo lo componen Teresa Artola y Santiago Sastre, del Centro de Enseñanza Superior Villanueva. Estos expertos demostraron que los sujetos con respuestas de la categoría sensible “perciben e interpretan correctamente las situaciones emocionales, presentan un mejor comportamiento en el aula, reciben mayor número de elecciones y menos rechazos por parte de sus iguales, lo que contribuye a reducir el riesgo de bullying”.

Las chicas y los alumnos de cursos superiores son los grupos que presentaron mayores respuestas sensibles. La intención de los investigadores, avanza Alvarado, es aplicar esta herramienta, teniendo el cine como base, en Educación Infantil y Secundaria, incluso grabando sus propias secuencias.

“Numerosos estudios informan de la importancia de la Inteligencia Emocional para gozar de una buena salud mental y garantizar un bienestar social. En las últimas décadas, a la comunidad educativa le preocupa poner en marcha programas para su desarrollo, pero quizá falten un mayor empuje y formación de los docentes para implantarlos y llevarlos a cabo”, reflexiona Alvarado.

En la actualidad, este método solo está disponible para su uso con fines de investigación, si bien se está en contacto con la empresa propietaria de las imágenes para su posible comercialización.

Fuente: UCM/DICYT



Source link

10 innovaciones pedagógicas que incrementarán su impacto en la educación mundial


El último informe sobre Pedagogía Innovadora, compilado por expertos de la británica The Open University y el Centre for the Science of Learning & Technology (SLATE), de Noruega, identifica las innovaciones que influirán en la educación a nivel internacional durante los próximos años.

Innovating Pedagogy 2019 explora nuevas formas de enseñanza, aprendizaje y evaluación, con el objetivo de guiar a educadores y responsables políticos de todo el mundo.

En su resumen ejecutivo, el reporte propone innovaciones que ya existen pero que aún no han tenido una profunda influencia en la educación. Veamos cuáles son (intercalando algunas reflexiones personales a lo expresado en el documento de Open University y SLATE):

1. Aprendizaje Lúdico: el estudio destaca que hay muchas ventajas en integrar el juego al aprendizaje, tanto para niños como para adultos, resaltando no se trata simplemente de una actividad para ayudar a los niños pequeños a desarrollarse. El juego evoca creatividad, imaginación y felicidad, señala el informe, afirmando que tiene beneficios de por vida, y que el aprendizaje lúdico se enfoca en el proceso más que en el resultado, permitiendo explorar diferentes problemas desde una variedad de perspectivas. Entre las diferentes maneras de apoyar el aprendizaje lúdico, se incluyen enfoques basados en el juego, el diseño de juegos digitales para aprender, y el desarrollo de valores lúdicos a través de la participación en espacios que permiten la experimentación y el fracaso positivo. El juego ofrece un contraste importante con un enfoque cada vez mayor en la memorización, las pruebas y el desempeño, todo lo cual reduce las oportunidades para la exploración activa.

Reflexión personal: La gamificación o ludificación en educación, está creciendo considerablemente en estos últimos años. Con la disminución del costo acceso a tecnologías que facilitan la incorporación de juegos a los procesos de aprendizaje, su impacto educativo será aún mayor en estos próximos meses.

En los cursos o capacitaciones que incorporan este tipo de recursos, los estudiantes tienen una experiencia activa y lúdica, y a veces competitiva. Esta estrategia se utiliza tanto a nivel empresarial como en instituciones educativas, y busca que los alumnos participen de forma proactiva y se comprometan con las actividades propuestas.

La gamificación en un sistema de gestión de  enseñanza y aprendizaje (LMS) no reside en jugar ‘dentro de la plataforma’, sino que consiste en crear cursos y capacitaciones dentro del campus virtual, que incorporen mecanismos de juego.

El objetivo de la gamificación es la formación de estudiantes o participantes dinámicos y los beneficios que provee son fundamentalmente tres:

  • la motivación y el alto grado de participación de los estudiantes.
  • provee un marco de referencia para el microlearning
  • facilita el aprendizaje a través de la retroalimentación

Al realizar este análisis no debemos olvidar que la primera forma en la cual aprendemos los seres humanos es a través de juego, donde se desarrollan dinámicas repetitivas por medio de las cuales buscamos cumplir con una consigna. En cada intento por lograrlo vemos que sucede, analizamos, experimentamos, probamos, nos equivocamos, y siempre aprendemos.

Dado que el juego es innato al ser humano, los participantes se involucran activamente, colaboran, se comunican y resuelven situaciones problemáticas.

Por ello, el capacitador, docente, facilitador o tutor debe pensar estratégicamente en cuales son los elementos de cada juego propuesto, crear un diseño con actividades que persigan retos y permitan, al finalizar las mismas, que el participante adquiera las competencias de la capacitación. Además, durante el transcurso del proceso, el tutor será quien guíe y estimule a los participantes para finalmente analizar las evidencias y realizar la evaluación.

2. Aprender con Robots: el reporte Innovating Pedagogy 2019 sostiene que las conversaciones que facilitan el aprendizaje son una parte esencial de la educación. Así lo manifiesta el reporte, expresando que los maestros calificados se involucran en conversaciones frecuentes con sus alumnos. Estas interacciones llevan tiempo, pero los asistentes de software inteligentes y los robots pueden ayudar, por ejemplo, apoyando a un alumno a comprender algo, proporcionándole  un compañero para conversar siempre disponible. Estas máquinas pueden ayudar a los maestros respondiendo rápidamente a las consultas frecuentes o en la evaluación de un alumno, liberándoles tiempo para redirigir su energía hacia tareas esencialmente humanas, como ejercer un juicio o brindar apoyo emocional. Los robots también son capaces de aprender a través de la interacción y la conversación con un tutor humano, colaborando en evaluaciones basadas en habilidades.

Reflexión personal: La incorporación de este tipo de asistentes educativos también son muy importantes para que las personas se adapten a la interacción con las máquinas en su vida laboral. La Cuarta Revolución Industrial está incorporando con mucha velocidad la automatización y la inteligencia artificial a los procesos productivos, logísticos y de comercialización de industrias y empresas de servicios. Poder comprender cuál es el valor agregado que solo puede aportar el ser humano a una economía con una presencia incremental de robots físicos y virtuales, y acostumbrarse desde la escuela a interactuar con ellos, será vital para poder adaptarnos a los nuevos trabajos que están surgiendo y surgirán, y poder reconvertirnos profesionalmente frente al reemplazo de algunas actividades tradicionalmente humanas, por parte de los robots.

3. Descolonizar el aprendizaje: el informe de Open University y SLATE indica que un plan de estudios proporciona una manera de identificar el conocimiento que valoramos, estructurando las formas en que se nos enseña a pensar y hablar sobre el mundo. A medida que la educación se ha vuelto cada vez más global, las comunidades han desafiado la suposición generalizada de que el conocimiento y las formas más valiosas de enseñanza y aprendizaje provienen de una sola tradición europea. El aprendizaje descolonizante nos lleva a considerar todo lo que estudiamos desde nuevas perspectivas, llamando la atención sobre la frecuencia con la que la única visión del mundo que se presenta a los estudiantes es masculina, blanca y europea. No se trata simplemente de eliminar parte del contenido del currículo y reemplazarlo con contenido nuevo, se trata de considerar múltiples perspectivas y de hacer espacio para pensar cuidadosamente sobre lo que valoramos. El aprendizaje descolonizante nos ayuda a reconocer, comprender y desafiar las formas en que nuestro mundo está configurado por el colonialismo. También nos incita a examinar nuestras prácticas profesionales. Se trata de un enfoque que incluye el conocimiento indígena y diversas formas de aprendizaje, permitiendo a los estudiantes explorarse a sí mismos y sus valores, y definir el éxito en sus propios términos.

Reflexión personal: El proceso de descolonización del aprendizaje ha tenido mucho impulso en Latinoamérica durante los últimos 10 años, y su aporte fundamental, más allá de reconocer las raíces culturales de nuestra propia tierra e incorporar el conocimiento de las civilizaciones que nos precedieron, reside en la capacidad de apertura de pensamiento y diversificación del razonamiento que propone. En el mundo actual, contar con múltiples perspectivas de análisis es una competencia fundamental para poder evaluar, analizar y realizar juicios de valor desde la perspectiva humana. Por ejemplo, con la consolidación de la omnicanalidad en los procesos de marketing, la posibilidad de poder comprender los intereses del cliente desde múltiples perspectivas, junto con la aplicación de inteligencia artificial y el machine learning, permitirá a las marcas llegar a niveles de personalización muy precisos para cada consumidor, y elevar radicalmente los niveles de customer experience.

4. Aprendizaje basado en drones: Innovating Pedagogy 2019 apunta que los drones se pueden utilizar para realizar diversas tareas, ya sea desde el aire o una vez que aterrizaron. Por lo general, se utilizan para tomar fotografías o hacer videos. Los alumnos pueden usarlos para mirar dentro de lugares inaccesibles o para ver un paisaje desde diferentes ángulos. Usando drones, los estudiantes pueden recopilar datos en lugares que de otra manera serían difíciles o peligrosos de acceder. Su utilización ayuda a los alumnos a desarrollar nuevas habilidades, incluida la planificación de rutas e interpretación de pistas visuales en el paisaje. Esto enriquece la exploración de muchos espacios físicos. El aprendizaje basado en dron también estimula una discusión valiosa sobre cómo las tecnologías emergentes se pueden usar de manera responsable en los espacios de aprendizaje más allá del aula.

Reflexión personal: La utilización de drones puede reforzar la visión desde múltiples perspectivas que se mencionaba en el punto anterior, siempre que el uso de estos artefactos se realice con la supervisión de personal especializado en su manejo, respetando todas las normas de seguridad vigentes y las leyes de cada país en relación a su circulación por el espacio aéreo. Agregaría en este punto dos tecnologías que han disminuido sensiblemente sus costos de acceso y que hoy están creciendo con mucha fuerza en el ámbito educativo y en la formación corporativa: la Realidad Virtual (RV) y la Realidad Aumentada (RA). La RV permite aprender a través de la experiencia en entornos simulados, donde cada decisión que se toma puede comprobarse como impactaría en la realidad. De esta manera, se aprender haciendo, que es una de las mejores formas de incorporar y afianzar habilidades y conocimientos. La RA permite expandir el entorno que nos rodea y obtener mayor información de cada objeto o lugar, fomentando la curiosidad y los deseos de aprender. En ambos casos, también se trabaja con el asombro y el aprendizaje de acción, dos puntos que Innovating Pedagogy aborda en los dos puntos siguientes.

5. Aprender a través del asombro: un evento maravilloso, como ver un arco iris brillante o una majestuosa cascada de montaña, crea una experiencia que provoca interés y curiosidad. Al cuestionar e investigar los encuentros en el mundo cotidiano, el deseo de comprender que tiene un niño, conduce al aprendizaje. Una caminata por la naturaleza puede revelar patrones, como espirales, olas, burbujas y grietas, que son a la vez hermosas e inducen al modelado matemático. Las ilusiones visuales y los trucos de magia con objetos familiares pueden provocar preguntas de causalidad, acción a distancia y libre albedrío. Tales encuentros motivan a los estudiantes a ver un fenómeno desde muchas perspectivas diferentes. Los maestros pueden incluir actividades de aprendizaje a través de espectáculos de magia, lecciones de objetos, mesas naturales, gabinetes de curiosidades y búsquedas al aire libre, o por medio de obras literarias que evoquen maravillas y provoquen asombro.

Reflexión personal: El asombro es la llave que abre la puerta de la curiosidad, a partir de la cual el ser humano comienza a experimentar mayores deseos por conocer las características de aquello que lo está sorprendiendo. En educación, poder abrir la puerta del deseo por saber, es vital para potenciar los procesos de enseñanza y aprendizaje. El trabajo de estas instancias desde la labor pedagógica es cada vez más determinante y, además de la observación de la naturaleza y los entornos reales, la tecnología nos ofrece múltiples herramientas para desarrollar el asombro. Como comentaba en la reflexión al punto anterior, la realidad aumentada y la realidad virtual pueden ser dos aliados perfectos.

6. Aprendizaje de acción: es un enfoque de desarrollo profesional basado en equipos que abordan problemas reales e inmediatos. El enfoque fue desarrollado para el aprendizaje en el lugar de trabajo y ahora se está utilizando más ampliamente. Sus objetivos son mejorar las habilidades existentes y resolver problemas que son importantes para los participantes de este tipo de actividades. Los alumnos trabajan en pequeños grupos con un facilitador capacitado. Estos grupos están conformados por un conjunto diverso de personas con diferentes intereses y experiencias. Cada alumno introduce un problema o una cuestión de interés. Al reunirse regularmente y compartir diferentes perspectivas, los miembros del grupo encuentran y aplican soluciones a dicho problema. Para hacer esto, hacen preguntas, comparten experiencias y reflexionan sobre sus acciones.

Reflexión personal: El trabajo colaborativo, el liderazgo y la adquisición de experiencia para resolver problemas (en este caso es muy útil el aprovechamiento de la realidad virtual), son tres capacidades de las más requeridas por el mercado laboral. Poder desarrollarlas desde la escuela brindará a las personas mayores niveles de competitividad y empleabilidad, y les darán recursos fundamentales para adaptarse a la permanente reconversión profesional que plantea la Cuarta Revolución Industrial.

7. Estudios Virtuales: Los denominados Virtual Studios son centros de actividad donde los alumnos desarrollan procesos creativos juntos. El estudio es el principal entorno de aprendizaje para muchas disciplinas creativas, incluyendo el Diseño y la Arquitectura. Aprender en este entorno implica interacción social y colaboración. El estudio es típicamente un centro de actividad, con ideas y conceptos semiformados articulados como bocetos, modelos y artefactos. El aprendizaje es experiencial y constructivo. El foco está en desarrollar procesos creativos.

Las tecnologías digitales cambiaron a las industrias creativas al introducir nuevas herramientas para la creación, distribución y comercialización de sus productos. Estos cambios también son evidentes en el aula. Existe una mayor demanda de flexibilidad para adaptarse a los desafíos que enfrentan los estudiantes para mantener un equilibrio entre la vida, el trabajo y el estudio. Hoy, los estudiantes esperan graduarse con una cartera de habilidades que los equipará para el lugar de trabajo moderno. Es por ello que los estudios creativos hoy compiten con los laboratorios de computación, por lograr mayor espacio dentro de los programas académicos, en el marco del desarrollo de la alfabetización con herramientas digitales.

Los estudios virtuales creativos no son simplemente una versión en línea de estudios físicos, ya que tienen su propio valor educativo y ofrecen nuevas posibilidades. Permiten, por ejemplo, que un estudio de diseño, especificación y fabricación, distribuido en todo el mundo, ya no sea una imposibilidad, sino un futuro probable. Ahora es importante que los educadores reflexionen sobre cómo hacer un mejor uso de esta tecnología emergente.

Reflexión personal: Los estudios virtuales, entendidos como estudios creativos en los que varias personas participan para desarrollar un proyecto -por ejemplo, de diseño gráfico o industrial, o de arquitectura, o urbanismo, entre otras opciones-, son un ámbito muy valorado para poder desarrollar capacidades que mencionábamos antes, como el aprendizaje colaborativo y el liderazgo, sumada a la estimulación de la creatividad y la incorporación de conocimientos tecnológicos para poder plasmar ideas. Este tipo de entornos, ya sean físicos o virtuales, fomentan la adquisición de conocimientos y habilidades vitales para desenvolverse en el ámbito laboral, y también operan como incubadora de emprendimientos.

8. Aprendizaje basado en la localización del alumno: el lugar donde se encuentran los estudiantes en un momento dado influye en lo que experimentan, sus sentimientos y sus formas de pensar. Estas oportunidades son limitadas si el estudio siempre se lleva a cabo en entornos similares, como aulas, salas de conferencias o bibliotecas. El denominado “place-based learning” considera que la ubicación es un desencadenante del aprendizaje y una parte activa de cómo aprenden las personas. Es un enfoque que implica buscar oportunidades de aprendizaje dentro de una comunidad local y utilizar el entorno natural para inspirar a los alumnos. Puede ayudar a aprender sobre una amplia gama de temas, incluyendo Cultura e Historia, Geografía y Ciencia. Las tecnologías móviles están abriendo nuevas oportunidades para este tipo de aprendizaje, al ofrecer un conjunto sofisticado de herramientas que pueden usarse para apoyar el estudio fuera del aula.

Reflexión personal: la incorporación de Realidad Aumentada potencia al “place-based learning”, al enriquecer los entornos físicos con información adicional en tiempo real y sobre el objeto o lugar en el cual estamos. La posibilidad de implementar esta tecnología con costos accesibles para cualquier tipo de organización, brinda una excelente oportunidad para lograr mejores resultados en los procesos de enseñanza.

9. Hacer que el pensamiento sea visible: el aprendizaje se vuelve más efectivo cuando los estudiantes pueden visualizar su pensamiento. Esto puede incluir el establecimiento de metas, la anotación de pasos para resolver un problema, y hacer anotaciones. Los maestros pueden beneficiarse al ver las metas, los conceptos y el progreso de los estudiantes. Hacer que el pensamiento sea visible encaja con una visión del aprendizaje como una actividad constructiva. Los estudiantes crean conocimiento al interactuar con herramientas y recursos. Mientras lo hacen, dejan rastros de su pensamiento en forma de marcas escritas e interacciones con medios digitales, como los videos. La evaluación con tecnología mejorada incita a los estudiantes a mostrar su trabajo mientras resuelven problemas y reciben retroalimentación automatizada. Algunos sistemas también permiten que los estudiantes formulen preguntas y discutan su progreso con maestros y compañeros durante una actividad de aprendizaje. Estos registros visibles del aprendizaje personal y social de los estudiantes pueden convertirse en recursos para la reflexión. Los maestros pueden ver cómo cada estudiante está progresando hacia el dominio de un tema e identificar dónde están bloqueados o han malinterpretado un tema.

Reflexión personal: Esta innovación está relacionada con la creciente personalización de todas las interacciones humanas, y la capacidad que ofrece la tecnología de poder darle un seguimiento en tiempo real a la evolución de cada alumno, incluso, antes de que llegue al momento de su evaluación dentro de un proceso de capacitación. De esta manera, se pueden optimizar los trayectos de aprendizaje de cada persona, corrigiendo errores, aplicando estímulos o incorporando apoyo en el momento oportuno.

10. Raíces de Empatía: se trata de un programa diseñado para enseñar a los niños de 5 a 13 años a ser empáticos, preparándolos para interactuar con otros, de manera saludable y constructiva. También los prepara para hacer frente a diferentes relaciones en sus vidas. Este programa se basa en el principio de que cuando los niños entienden cómo se sienten ellos y cómo se sienten otras personas, les resulta más fácil enfrentar las situaciones sociales. Para ayudarles a hacer esto, el programa Roots of Empathy desarrolla su comprensión emocional. Las evaluaciones del enfoque muestran que disminuye el comportamiento agresivo de los niños y mejora el comportamiento social.

Reflexión personal: el desarrollo de la empatía es una acción educativa estratégica que prepara para la vida laboral y el desarrollo futuro de una persona en un entorno social. La capacidad de generar relaciones empáticas brinda la posibilidad de mejorar los niveles de colaboración y liderazgo en los equipos de trabajo, y aumenta las posibilidad de concretar ventas o proyectos.

El reporte Innovating Pedagogy 2019 cuenta con la autoría de Rebecca Ferguson, Tim Coughlan, Kjetil Egelandsdal, Mark Gaved, Christothea Herodotou, Garron Hillaire, Derek Jones, Iestyn Jowers, Agnes Kukulska-Hulme, Patrick McAndrew, Kamila Misiejuk, Ingunn Johanna Ness, Bart Rienties, Eileen Scanlon, Mike Sharples, Barbara Wasson, Martin Weller, Denise Whitelock.

Mayor información: https://iet.open.ac.uk/innovating-pedagogy

Acceso al reporte completo: https://iet.open.ac.uk/file/innovating-pedagogy-2019.pdf

Fuente: americalearningmedia.com – Autor: Carlos Biscay



Source link

Jennifer Drake: «dibujar mejora el humor de los niños»


La investigadora norteamericana es una de las invitadas del «I Encuentro Internacional Artes, emociones y creatividad» organizado esta semana por la Fundación Botín y la Universidad de Yale.

Algo tan simple como dibujar mejora el humor de los niños. Así lo ha asegurado Jennifer Drake, profesora adjunta de Psicología en el Brooklyn College y en el Centro de Estudios de Posgrado de la Universidad de Nueva York, durante el I Encuentro Internacional Artes, emociones y creatividad, organizado por la Fundación Botín y la Universidad de Yale del 9 al 11 de octubre.

Jennifer Drake, durante la entrevista en el Centro Botín – Belén de Benito

Usted asegura que el dibujo sirve para mejorar el estado de ánimo de los más pequeños. ¿De qué forma?

Sí, el dibujo sirve para mejorar el humor de los niños, cuando están enfadados o tristes, o tienen pensamientos o sentimientos negativos. Esta mejora no se produce por la capacidad de expresión que ofrece el dibujo, sino porque les facilita la distracción, y ocurre específicamente con el dibujo libre, no cuando se copia. Si entendemos los mecanismos mediante los cuales dibujar nos permite regular emociones negativas, entenderemos mejor los mecanismos de la regulación emocional en niños y veremos la importancia de las artes en la regulación emocional.



Source link

Peter Tabichi:”Es fundamental que la sociedad valore el rol del maestro”


El keniata ganador del Global Teacher Prize, Peter Tabichi. En una entrevista con Infobae, detalló que decidió pasar de una escuela privada a una pública porque la primera «tiene varias comodidades, tanto para el aprendizaje como la enseñanza. El desafío es menor». Resaltó que «un gran maestro debe creer siempre en el potencial de los estudiantes» y subrayó que «los padres suelen aconsejar a los chicos estudiar Ingeniería o Medicina, pero la profesión docente es la más importante.

El ganador del premio conocido como el Nobel de Educación, que lo consagró como mejor maestro del mundo en marzo pasado, viajó más de 10 mil kilómetros desde Nairobi, Kenia, para llegar hasta Buenos Aires. Lo hizo sólo con su equipaje de mano. Acostumbrado al calor de África, sólo trajo un par de camisas y pantalones y el gran premio, la estatuilla del Global Teacher Prize, que le ocupó la mitad de la valija.

En diálogo con diario Infobae, Tabichi contó su experiencia como docente en una escuela de extrema pobreza. «Ahí es donde se puede hacer una diferencia más grande», opinó.

«Desde el premio mi vida es diferente. Ahora tengo un rol más importante. Siento que no sólo enseño en mi escuela. Me siento un maestro global, que puede inspirar a la gente cuando comparto mi historia. Me permite mostrar el rol que cumple el maestro. Los docentes no sólo enseñamos. Hacemos un trabajo mucho más profundo«, aseguró Tabichi, quien contó entre risas que previo a la visita aprendió algunas palabras en español («hola, grashias, perfecto»).

El ganador del Global Teacher Prize tiene 36 años y es profesor de Matemática y Ciencias. Da clases en la secundaria Keriko Mixed Day en Pwani Village, en un área remota de Kenia donde conviven con el hambre, la sequía y las enfermedades. El 95% de sus alumnos vive en la pobreza y casi un tercio son huérfanos o tiene un solo padre.

Pese a las adversidades, desde que tomó su cargo la matrícula se multiplicó en el Colegio y pasó de tener 200 alumnos a 480. Además, a través de sus clubes de ciencia, logró que el 60% de los chicos califique para competencias nacionales.

El mejor maestro del mundo se reunió en Buenos Aires con funcionarios, mantuvo charlas con docentes y alumnos, visitó escuelas y obtuvo diversos reconocimientos. Este miércoles partía hacia Corrientes y luego a Brasil y Chile. Volverá a Capital Federal la próxima semana, cuando se reuniría con el presidente Mauricio Macri, para terminar luego su gira por Latinoamérica en Colombia.

-¿Cómo hace para motivar a alumnos que viven en contextos tan dramáticos?

-Creo en el espíritu del trabajo en equipo, en la colaboración. Cuando los chicos se juntan pasan cosas grandiosas. Intento promover la colaboración incluso con otros docentes. Una de las estrategias que implemento es invitar a la discusión en grupos y formo distintos clubes escolares, como club de ciencia, de la paz, de la naturaleza. Al poco tiempo te das cuenta de que están aprendiendo y, a la vez, disfrutando de aprender. No es sólo dar la teoría. La práctica es una parte imprescindible. Hace el aprendizaje interesante. Todo esto sin dejar de tener en cuenta la tecnología: puede hacer un montón de cosas en el aula.

-¿Con qué dificultades suelen llegar sus alumnos?

Ellos vienen de familias muy pobres y sufren de mucho estrés, que no les permite mantener la concentración en clase. Entonces se necesita de un vínculo más fuerte con el alumno. De ayudarlos a descubrir que tienen talento, que pueden pintar, que pueden inventar cosas. Cuando eso pasa, el alumno gana en confianza.

-Usted antes trabajaba en una escuela privada. ¿Por qué optó por pasarse a una pública?

-La escuela privada tiene varias comodidades, tanto para el aprendizaje como la enseñanza. Cuando trabajás en esos ambientes, con aulas ordenadas, el desafío es menor. Sentís que no estás haciendo una diferencia. En las escuelas públicas de Nairobi las carencias son notorias: para llegar hay que caminar largas distancias, las familias son pobres, no hay internet, hay problemas con el establecimiento. En 2015 me postulé para pasarme a una escuela pública y fui elegido. Siento que allí se puede hacer una diferencia más grande.

¿Qué capacidades cree que debe tener un gran maestro?

Un gran maestro debe creer siempre en el potencial de los estudiantes. Debe establecer metas y asistir a los chicos para que logren esos objetivos. Ser optimista es una parte crucial. Tenemos que creer en que el alumno tiene talento para poder ayudarlo. Se necesita determinación y una mirada más amplia de las clases. No alcanza solo con preparar una clase teórica, dar contenido. Hay que invitarlos a que produzcan.

-¿La mayoría de los problemas en educación se resuelven aumentando la inversión o hay otros factores en juego?

-La inversión es muy importante, pero hay muchos otros factores que entran en juego para mejorar un sistema educativo. Obviamente las necesidades pueden ser muy diferentes. Entre Argentina y Kenia, por ejemplo, hay desafíos muy distintos. Creo en el poder de trabajar en conjunto. Los gobiernos tienen que entender el alcance de la tecnología y la ciencia y promover programas en esa línea. También fortalecer el vínculo entre los chicos que están por terminar el colegio y el trabajo. Insistir en la adquisición de las habilidades del siglo XXI. Se trata de trazar un planeamiento y seguir una estrategia.

-En Argentina, hace ya años, la profesión del maestro no goza del mejor prestigio social. ¿Cómo se revierte eso?

-Es fundamental que la sociedad valore el rol del maestro. Se puede solucionar con mayor capacitación, haciendo la carrera docente más atractiva y competitiva. Los padres suelen aconsejar a los chicos estudiar Ingeniería o Medicina, pero la profesión docente es la más importante. Por eso la elegí yo.

-¿Cuánto influyó su familia en esa elección?

Sabía desde muy chico que me iba a convertir en maestro porque mi padre también lo era. Él me inspiró y le agradezco porque me dio la posibilidad de tener chances de ayudar a la gente. El apellido Tabichi ahora es todavía más conocido en la comunidad.

Fuente: Infobae



Source link

Día Mundial de los Docentes 2019


Celebrado anualmente el 5 de octubre desde 1994, el Día Mundial de los Docentes conmemora el aniversario de la suscripción de la Recomendación de la OIT y la UNESCO relativa a la Situación del Personal Docente (1966). Esta Recomendación establece criterios de referencia en cuanto a los derechos y responsabilidades del personal docente y normas para su formación inicial y perfeccionamiento, la contratación, el empleo, y las condiciones de enseñanza y aprendizaje. La Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior fue adoptada en 1997 para completar la Recomendación de 1966, abarcando así el personal docente y de investigación de la enseñanza superior.

Mediante la adopción del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 sobre educación, y su meta 4.c (ODS 4.c) que reconoce la función clave de los docentes para lograr los objectivos del Agenda de Educación 2030, el Día Mundial de los Docentes se ha convertido en una ocación para destacar los progresos alcanzados y reflexionar sobre las maneras de hacer frente a los desafíos pendientes a fin de promover la profesión docente.

El Día Mundial de los Docentes se convoca en colaboración con el UNICEF, el PNUD, la Organización Internacional del Trabajo, y la Internacional de la Educación.

En 2019, el Día Mundial de los Docentes conmemorará a los docentes acerca del tema «Jóvenes docentes, el futuro de la profesión». Este Día es la ocasión de celebrar la profesión docente en todo el mundo, de hacer un balance de los logros, y de abordar algunas de las cuestiones fundamentales para atraer y conservar las mentes más brillantes y los talentos jóvenes en la profesión.

Este evento tendrá lugar en la Sede de la UNESCO en Paris el lunes 7 de octubre en colaboración con los organismos asociados como el UNICEF, el PNUD, la Organización Internacional del Trabajo y la Internacional de la Educación, y se celebrará con varios eventos a nivel mundial.

Fuente: UNESCO

 



Source link

Un síndrome que afecta a los docentes


El síndrome de burnout (agotamiento, en inglés) fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad asociada al empleo. Los principales grupos de riesgo son los trabajadores de la educación, de la salud y los asistentes sociales, quienes deben relacionarse con otras personas durante muchas horas.

Víctor Quiroga, doctor en Psicología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) en Argentina, afirma que en un principio fue considerado como un estrés laboral crónico pero, según su visión, se trata de un opuesto al estrés. No genera fatiga física sino un desgaste que lleva a la persona a cuestionarse no sólo su trabajo sino también su vida.

“Si alguien se siente agotado, el médico le receta algún medicamento, descanso y luego puede volver a su trabajo, pero en el caso de este síndrome es peor porque continúa el propio proceso de ideaciones en su casa”, explica. El burnout se expresa a través de tres dimensiones: una comportamental, visible, cuyos síntomas son el maltrato, la ironía, la falsedad. Otra, es el cansancio emocional, con sensaciones negativas, imposibilidad de reconocer los afectos y expresar las emociones, tanto en el ambiente laboral como en el familiar y social. Y, por último, en el área cognitiva, surgen planteos desde el abandono del trabajo hasta el suicidio.

“El que lo padece cuestiona su escala de valores y el mundo que se había armado. Lo que era prioridad deja de serlo y encuentra contraargumentos de todos los argumentos que tenía”, dice Quiroga, y aclara que esto no es de un día para otro pero sí empieza a manifestarse en algún momento. Considera que surge de una ecuación entre un tipo de personalidad y determinado ambiente de trabajo.

El burnout tiene etapas. Una de euforia, relacionada a la idealización de la profesión. Después, una de apatía y desencanto, y, alrededor de los nueve años, estancamiento, frustración y la posibilidad de abandonar el trabajo. Luego, hay una etapa de sintomatología en la que puede diagnosticarse la enfermedad.

Para evaluarla se utiliza el cuestionario MBI-ES (Maslach Burnout Inventory – Educational Survey) compuesto de 22 preguntas y una escala donde no sólo se mide la frecuencia sino las intensidades de las acciones mencionadas. El trabajo de Quiroga está encuadrado en la psicología social y los diagnósticos que realizó son de tipo epidemiológico. Afirma que en los grupos testeados hay constantes como el cansancio emocional, la baja realización y la despersonalización, que oscilan entre un mínimo y un máximo de referencia. Su propuesta es crear un nomenclador a nivel nacional a partir de esos indicadores.

Víctor Quiroga. (Foto: Camila Casero / UNR / Argentina Investiga)

Si bien el burnout es una patología antigua, su reciente reconocimiento tiene que ver con una nueva dinámica de sobrecarga laboral y una falta de elementos en la construcción subjetiva para afrontarla, según explica el profesor. Justamente, el cansancio emocional es ese bloqueo que genera la impotencia frente a determinadas situaciones. “A quien tiene esta patología parecería que el mundo le resbala, pero en realidad es un sufrimiento, no puede llegar al mundo”.

La resignificación implícita del docente y el lugar de la escuela en la sociedad actual es una de las mayores problemáticas aún sin resolver por la que atraviesa el trabajador de la educación. La carga sobre el rol del docente abarca desde el deber de enseñar (en el sentido de transmitir conocimientos) hasta observar el comportamiento de los alumnos en las inmediaciones de la escuela.

Muchos maestros asisten a la higiene y el cuidado personal, controlan y vigilan las conductas de los alumnos en los recreos, prestan asistencia personalizada en las dificultades de aprendizaje, deben brindar una imagen de confianza y respeto para con los alumnos, pares y autoridades, así como también con los familiares y el resto de la comunidad. Y, por otra parte, están las tareas específicas del ámbito curricular que también se multiplicaron. Desde asistencia a seminarios de capacitación y formación, pasando por el cumplimiento de burocracia administrativa hasta el rol de consultor en gabinetes psicopedagógicos y psicológicos.

A esto se suma, en los últimos años, el tema de la violencia y la inseguridad de la que fueron víctimas las instituciones y los docentes dentro de la propia organización. Los hechos de vandalismo, robo y hurto así como la violencia y el maltrato entre compañeros ponen en vilo y alerta a la planta docente, produciendo cuestionamientos más allá de su rol específico.

Para el investigador, el mejor tratamiento es el rearmado del grupo en el lugar de trabajo, tomar iniciativas para fortalecerlo y que se genere confianza. “Venimos de una tradición en la que los afectos quedan afuera de lo laboral pero es imposible contenerse durante 6 u 8 horas, eso se paga psicológicamente”, afirma.

Y explica que hay estrategias de dinámica de grupos dentro de las organizaciones para que ellos mismos puedan dar una respuesta a las problemáticas que surgen: “Que se puedan expresar los afectos dentro del lugar de trabajo ayuda a elaborar de otra manera esa violencia o lo que burocráticamente llega a la escuela” Quiroga cree que debería haber un dispositivo grupal dentro de las instituciones, un espacio que permita hablar de los propios sentimientos, de las emociones, de las historias de vida. “Los problemas van a estar pero si hay confianza en el grupo, pueden afrontarse distinto”.

El trabajo se encuadra dentro de una cantidad de estudios que realiza el docente en los últimos años y tiene por objetivo validar el cuestionario Maslach, utilizado en un sinnúmero de proyectos para evaluar el grupo de riesgo que conforma el colectivo docente. Asimismo, medir la prevalencia del síndrome de burnout en escuelas públicas de la ciudad de Rosario, analizar los datos recolectados por medio de entrevistas en profundidad y articularlos con los datos cuantitativos. Reconocer las posibles relaciones existentes y preexistentes a nivel social y organizacional que posibilitan la enfermedad así como también las estructuras individuales para explicar la aparición y desarrollo de este síndrome.

Fuente: Victoria Arrabal / UNR / Argentina Investiga



Source link

UNESCO-IESALC desvela que solo un 38% de la movilidad que sale de América Latina y el Caribe se queda en la Región


El Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC) acaba de publicar La movilidad en la educación superior en América Latina y el Caribe: retos y oportunidades de un Convenio renovado para el reconocimiento de estudios, títulos y diplomas (2019), estudio que da cuenta de la relevancia y magnitud de la movilidad académica en la región y elabora un diagnóstico sobre su estado actual y evolución reciente, desde una perspectiva comprensiva de sus retos y oportunidades. El título se inserta en el marco del Nuevo Convenio Regional para el Reconocimiento de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior en América Latina y el Caribe, auspiciado por la UNESCO y adoptado recientemente en la región.

En su presentación, el documento señala la dificultad que existe para cualificar y analizar la movilidad, dada la ambigüedad terminológica que rodea al término de movilidad académica, así como la identificación de fuentes de datos que permitan dimensionarla apropiadamente. Por esta razón, el estudio ha conservado el tratamiento metodológico empleado por los organismos nacionales e internacionales, en particular por el Instituto de Estadística de la UNESCO, y ha restringido al concepto de movilidad académica (docentes, investigadores y estudiantes) a aquellos extranjeros matriculados en educación terciaria o superior en un país del que no son nacionales.

Estructurado en cinco partes, la primera aborda el contexto de la movilidad académica y sus interrogantes, entre las que se cuentan los factores que favorecen la movilidad estudiantil y los efectos posibles de la puesta en marcha del nuevo convenio regional de reconocimiento de estudios. La segunda analiza las estimaciones regionales de la movilidad estudiantil en América Latina en comparación con otras regiones, mientras que el capítulo 3 menciona las iniciativas regionales que promueven la movilidad, así como sus dificultades.

Los retos y oportunidades de la movilidad son examinados en la cuarta parte del documento, lo que incluye una presentación de las convenciones regionales de la UNESCO como instrumentos para fortalecer el futuro de la educación regional y global. En particular explora la contribución que el Nuevo Convenio Regional para el Reconocimiento de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior en América Latina y el Caribe, auspiciado por la UNESCO, aporta para la materialización de políticas públicas regionales que permitan favorecer la movilidad académica latinoamericana y caribeña e impactar positivamente a la región.

La movilidad regional en cifras

-Gran parte de los estudiantes que se moviliza al extranjero no tiene patrocinios y asume por completo los gastos de su educación. En México, el 48% de la movilidad estudiantil hacia el extranjero en 2015-2016 fue financiada por las familias. Los pocos datos existentes en ALC apuntan a que el financiamiento público es escaso, está fragmentado y es, en consecuencia, ineficiente (p. 8).

-El número de estudiantes en ES sigue creciendo en el mundo y en la región. En solo cinco años, entre 2012 y 2017, su número ha pasado de 198 a 220 millones, lo que significa un crecimiento del 10%. En América Latina y el Caribe el aumento ha sido aún más impresionante: de 23,7 a 27,4 millones, con un crecimiento aproximadamente del 16% en este mismo período (p. 11).

-La tasa bruta de matriculación en ES es del 51% en la región, por encima de la media mundial del 38% y del 45% de promedio en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) (p. 11).

-América Latina y el Caribe es uno de los destinos menos atractivos internacionalmente. De los 5 millones de estudiantes solo 176 mil, el 3,5% del total, escogen como destino algún país de esta región. De estos, el 69% proviene de la región, un 12% adicional de Norteamérica y Europa Occidental y el resto, de otras regiones (p.12).

-De los 312 mil estudiantes que migraron de algún país de América Latina y el Caribe para estudiar en otro en 2017, 120 mil (38%) se quedaron en la propia región mientras que 170 mil (54%) escogieron como destino Norteamérica o Europa occidental (p.13).

-Argentina y Chile emergen como grandes polos de atracción de estudiantes de la propia Región: el 84% y 87%, respectivamente, de los estudiantes extranjeros que reciben proceden de la misma región. El resto de los países acogen fundamentalmente estudiantes extranjeros procedentes de la propia región en porcentajes inferiores. Solo quedan fuera de esta regla Ecuador y Brasil, siendo este último el único país de la región donde un poco más de la mitad de sus estudiantes extranjeros (51,5%) no proceden de la región sino de otros países, notablemente, y por este orden, de Portugal, Estados Unidos, España y de varios países subsaharianos, no solo lusófonos (15).

Esta publicación es la primera de una serie titulada Documentos de Trabajo del IESALC concebida para analizar temas de interés en el campo de la educación superior en América Latina y el Caribe.

Decargue La movilidad en la educación superior en América Latina y el Caribe: retos y oportunidades de un Convenio renovado para el reconocimiento de estudios, títulos y diplomas (2019).

Fuente: UNESCO-IESALC



Source link

Concurso Internacional CAB de mejores prácticas en inclusión a estudiantes en situación de movilidad


El llamado “Éxodo Migratorio” que está viviendo América Latina es un hecho que obliga a los países de acogida, a replantearse las acciones a tomar para poder recibir al enorme flujo de migrantes que huyen especialmente de Venezuela y Centro América para ser acogidos en países aledaños en los cuales anhelan tener un mejor futuro. Para esto se espera lograr suplir necesidades que cubran sus derechos básicos como lo son: alimentación, vivienda, salud, trabajo y por supuesto acceso a la educación.

De igual forma, en España la situación migratoria no deja de ser alarmante dado que, por su condición geográfica, ha pasado a ser la puerta de entrada a Europa para cientos de migrantes que llegan por tierra y por mar buscando mejor fortuna.

Es así como, los países de acogida deben replantearse el término de inclusión educativa, para ampliar el tema también al recibimiento de estudiantes en situación de movilidad que desean hacer valer su derecho a la educación.

Ecuador, por ejemplo, registró a inicio del año lectivo 2018-2019, régimen sierra, a realizarse en septiembre del 2018, 5600 estudiantes extranjeros que se integraron al sistema educativo, según los datos proporcionados por el Ministerio de Educación.

Por otra parte, en Chile, en el año 2017, según las estadísticas aportadas por el Ministerio de Educación, los alumnos extranjeros acogidos en el sistema sumaban 77.608, lo que representó al 2,2% de la matrícula oficial de ese año.

Estas cifras, que son ejemplos nada más de lo que se vive en el resto de países del Convenio Andrés Bello, representan la necesidad latente de crear, reconocer y compartir estrategias efectivas que ayuden a la debida acogida e integración de los estudiantes en situación de movilidad, dentro de los sistemas educativos nacionales de cada uno de los países de acogida.

Por esta razón, se ha decidido realizar el concurso Internacional CAB de mejores prácticas en inclusión a estudiantes en situación de movilidad como propuesta para identificar experiencias de inclusión exitosas que se están llevando a cabo en los países miembros y poder premiarlas.

Para más información pueden revisar las Bases del concurso y la página web del Convenio: http://convenioandresbello.org/cab



Source link

El llamado de la academia latinoamericana a proteger la Amazonia


52 académicos latinoamericanos firmaron una carta pública que pide a los gobiernos de la región reducir las tasas actuales de deforestación y ocupación ilegal de zonas selváticas y boscosas, reforzar los controles ambientales, priorizar la preservación de la selva tropical y otros ecosistemas, y desplegar mecanismos efectivos de mitigación y adaptación al cambio climático.

Aunque este mes es considerado el más seco del año (lo que facilita la tala y quema de bosque), los incendios de los bosques amazónicos de Brasil que impactaron al mundo ya superaron con creces lo que se considera “normal”. Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), Brasil está experimentado la mayor ola de incendios de los últimos cinco años, y el 50.5 % sucedieron en la Amazonia.

Por eso, 52 académicos e investigadores latinoamericanos redactaron una carta pública instado a los gobiernos locales a tomar acciones más contundentes para detener el fenómeno, y a defender la evidencia científica que respalda la necesidad de detener la deforestación en Amazonia.

“La evidencia científica sobre la conexión entre quema de biomasa y el deterioro de la calidad del aire en Latinoamérica es cada vez más abundante. Por ejemplo, hoy en día sabemos que un porcentaje importante de las emergencias por calidad del aire en países como Colombia, Brasil, México y Ecuador tienen su origen en quemas que ocurren a centenas de kilómetros de distancia. Aunque hoy nos preocupa el Amazonas brasileño, se trata de un problema crónico que ha recibido muy poca atención por parte de los gobiernos latinoamericanos”, escriben.

Los académicos son investigadores en calidad del aire, cambio climático y ecología, en conjunto con gestores de la calidad del aire en varios países latinoamericanos. Manifestaron su preocupación por los efectos que los eventos masivos de incendios forestales y quema de biomasa tienen sobre la composición atmosférica, el clima, la biodiversidad, los servicios ecosistémicos y especialmente la salud pública. “Esto último es de la mayor relevancia dado que las partículas generadas por la quema de biomasa son altamente tóxicas y suficientemente pequeñas como para viajar largas distancias y finalmente depositarse en los pulmones de las personas”, escriben.

Los académicos advierten que no basta con apagar los incendios, sino que hay que entender las causas de los incendios y hacer planes a largo plazo para combatir esas dinámicas. También se mostraron preocupados por el cambio del uso del suelo como generador de emisiones de gases de efecto invernadero en América Latina. Por ejemplo en Colombia, según el Ideam, el 33% de las emisiones de GEI de 2018 en el país se debieron al ambio en el uso del suelo, incluyendo la deforestación. La agricultura, con un 22%, se ubicó en el segundo lugar de los sectores que más contribuyeron a la generación de emisiones, seguido en el tercer puesto por la minería y la energía, con un 14%.

No es suficiente con apagar los incendios actuales. Tan importante como esto es entender las causas últimas de los incendios y establecer planes de largo plazo que permitan combatirlas. Más aún, la gravedad del problema climático, y la importancia del cambio de uso del suelo como generador de emisiones de gases efecto invernadero en nuestra región, exige que se implementen planes serios y masivos de reforestación.

“Hacemos un llamado a los gobiernos de la región para reducir las tasas actuales de deforestación y ocupación ilegal de zonas selváticas y boscosas, reforzar los controles ambientales, priorizar la preservación de la selva tropical y otros ecosistemas, y desplegar mecanismos efectivos de mitigación y adaptación al cambio climático”.

La carta fue firmada por académicos de la Universidad de Puerto Rico, Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Autónoma de México, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas – CONICET, Argentina, la Universidad Nacional Tecnológica de Lima Sur (Perú), Universidade Federal de Minas Gerais (UFMG) y Universidade de São Paulo (Brasil), Oxford (Reino Unido), Universidad de Maryland (USA) y la Universidad Mayor de San Andrés de Bolivia. Por Colombia firmaron académicos e investigadores de la Universidad del Norte, Universidad Industrial de Santander, Universidad Nacional de Colombia, Universidad de los Andes, Universidad Pontificia Bolivariana, Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, Universidad EAN, Universidad de La Salle y Universidad Militar Nueva Granada.

Fuente: elespectador.com



Source link