El Banco Mundial destina 500 millones a programas de educación en Marruecos


El banco mundial prepara un nuevo programa dotado de 500 millones de dólares para la educación en Marruecos. El objetivo acompañar a las autoridades marroquíes en el acceso a la educación preescolar, reforzando las aptitudes y competencias del profesorado, así como la gestión general del sector de la educación.

El Programa de apoyo al sector educativo en Marruecos, del Banco mundial europeo, tiene como base en los anexos del programa Visión 2015-30, de la educación impulsada por el Gobierno marroquí. El objetivo es promover la transformación de este ámbito, así como reforzar la calidad del capital humano de los niños del Reino.

La etapa preescolar para todos

“En menos de 20 años, y a partir de un informe de la OMD, Marruecos a ampliado el acceso a la educación tanto para las niñas como para los niños. Pero en términos de acceso escolar, el país a penas acaba de despegar “, subraya Marie Françoise Marie-Nelly, directora de operaciones del Banco Mundial para el Magreb.

El fin último de este programa pretende reforzar la eficacia del sector educativo, mediante la mejora del acceso a la educación preescolar de calidad para todos, invirtiendo así mismo en una formación de calidad para los maestros y profesores, y mediante un acercamiento local de los retos ligados a la garantía de la educación, contando con la dirección de los institucionales escolares. Pese al programa de acceso a la educación primaria universal lanzado en 2017, sólo el 50 % de los niños de edades comprendidas entre los 4 y los 5 años, asisten a la educación preescolar. El ambicioso programa de Banco Mundial pretende instaurar las condiciones propicias necesaria para ofrecer educación a la primera infancia, en conformidad a la voluntad de las autoridades marroquíes de universalizar la educación preescolar antes de 2027 en su totalidad.

Acompañar al profesorado

El programa apoyará un proyecto de reforma concreto de formación a los profesores, a lo largo de sus carreras, con el objetivo de reforzar la profesión y las cualidades de dicha profesión.

Según el banco mundial, la mejora en la eficacia del sistema de educación con el fin de obtener mejores resultados en el aprendizaje de los niños pasa por una transformación en profundidad de su gobernanza, considera que reforzar las capacidades de gestión del sector y la responsabilidad de los actores de la cadena educativa es el punto clave. Por lo tanto, pondrá en marcha proyectos de objetivos para las directivas regionales y provinciales dependientes del ministerio, de las cuales serán los mismos colegios y academias regionales de educación y formación en Marruecos denominados AREF. El programa también apoyará los acercamientos y adaptaciones a las condiciones locales de las instalaciones educativas, para mejorar sus prestaciones ayudando a los directores a integrar el nuevo programa y a ponerlo en marcha. Paralelamente a parte de la ayuda, los contratos de objetivos serán una evaluación constante para verificar que se está cumpliendo con los objetivos, según las diferentes etapas.

Fuente: Okdiario.com



Source link

Entrevista a la Doctora Angélica Buendía Espinosa en Diálogos Educativos – Alfabetización Digital


Por: Miguel Gallegos.

En esta ocasión en nuestros Diálogos Educativos, tuvimos la oportunidad de platicar con una gran personalidad de la educación en México. La Doctora Angélica Buendía Espinosa, quien cuenta con un enorme recorrido en el plano de la educación pública y privada en diversos niveles y modalidades educativas, que le han permitido posicionarse como una especialista de la educación a lo largo y ancho de la república mexicana.

Con una gran trayectoria y experiencia profesional como normalista, administradora, docente, investigadora, conferencista, con un amplio compendio de publicaciones académicas, además de haber sido Tesorera, Secretaria General, Vicepresidenta y actualmente Presidenta del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), y Jefa del Departamento de Producción Económica en la UAM-X, entre muchas otras actividades que desempeña, es candidata a ocupar un puesto en la Junta Directiva del Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, en proceso de conformación.

Sin duda, con el excelente perfil que tiene, es una candidata ideal para ser electa y, desde su conocimiento y amplia experiencia contribuir al logro de los objetivos que se han planteado en el recién modificado artículo 3º. Constitucional, que regula la educación en nuestro país. El nuevo organismo educativo requiere de los mejores perfiles para atender los problemas y desafíos del presente y futuro de la educación en México. 

Por todo ello y mucho más, es un enorme gusto tener la oportunidad de entrevistar a la Dra. Angélica Buendía. Le agradecemos su gentileza al recibirnos en su oficina en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco. 

Imagen 1. Dra. Angélica Buendía Espinosa.

Para iniciar nuestra charla y conocer más acerca de la Doctora, iniciamos preguntado, ¿Quién es Angélica Buendía Espinosa?

Angélica Buendía Espinosa: Es una mujer nacida en el municipio de Texcoco en el Estado de México, cuando todavía esa comunidad era más rural que urbana. Fui de las primeras mujeres que salió de mi colonia, que no era el centro de Texcoco, a estudiar una carrera universitaria a la Ciudad de México. 

Mis padres personas humildes, tuvieron siete hijos, fuimos una familia  grande,con muchas carencias. Mi madre solo estudió la primaria y mi padre lasecundaria  que quedó inconclusa, ambos fueron empleados de la Universidad Autónoma Chapingo, ella era cocinera y él se encargaba del mantenimiento como colocador de vidrios. Siempre me impulsaron para salir adelante, consideraban que la educación era el único medio para lo que nosotros conocemos como movilidad social y económica. En ellos y en mis hermanos encontré mi principal impulso, gracias a su apoyo y sus consejos. Hoy ese apoyo me la da mi familia, tengo una hija y un hijo que son parte fundamental en mi vida.

Entonces, la universidad comenzó a impregnarse en usted desde niña, ya que tuvo la oportunidad de jugar y caminar en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Chapingo al acompañar a sus padres en algún momento. Viene usted de una posición en que seguramente no era fácil abrirse paso, dado las circunstancias a que se enfrentaba en aquel entonces. 

Nos podría compartir, ¿Cuál es su formación académica?Es decir, en donde se formó profesional y académicamente hablando.

Angélica Buendía Espinosa: Tuve oportunidad de estudiar el bachillerato normalista en la Normal No. 21 de Texcoco, me acerqué a la docencia desde este espacio. Posteriormente, ingresé a la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, en donde cursé la Licenciatura en Administración. Al egresar de esta universidad, ingresé a trabajar en la Universidad Autónoma de Chapingo, como asistente administrativo, en ese entonces no era tan complicado encontrar empleo. Ejercí un tiempo mi formación profesional en el departamento de análisis presupuestal del departamento de Preparatoria Agrícola. 

Prácticamente estuve cuatro años en Chapingo, pero en esas fechas, coincidentemente se acabada de abrir el proceso de selección para la segunda generación de la Maestría en Economía y Gestión del Cambio Tecnológico en la UAM-X. Se presentó la oportunidad y decidí realizar mi ingreso a la maestría, la cual concluí a inicios de 1998. Justo en esas fechas, estaba iniciando el proyecto de Universidades Tecnológicas en México, y el gobierno solicitó apoyo a la misma maestría para colaborar con egresados y, muy joven, me fui a trabajar como profesora investigadora a la Universidad Tecnológica del Norte de Guanajuato, ubicada en la sierra norte del estado. 

Después, en el 2003,  ingresé el doctorado en Ciencias Sociales en el área Sociedad y Educación en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco. 

Podemos resumir que mientras usted estudiaba, se daba la oportunidad de trabajar. Iba avanzando en su vida, se estaba abriendo paso, y de alguna forma fue alternando el estudio y el trabajo. Aunque ya nos comentó algunas de sus experiencias laborales, podría ampliarnos más sobre su experiencia en el ámbito laboral de la educación:

Angélica Buendía Espinosa: Después de mi experiencia laboral en la Universidad Autónoma Chapingo y en la Universidad Tecnológica del Norte de Guanajuato, ingresé al sector privado. Específicamente, a la Universidad del Valle de México, donde trabajé por varios años, prácticamente de principios de 1998 y hasta el 2007, aunque hice un paréntesis pues me fui a estudiar el doctorado. 

Ingresé primero como profesora, luego fui coordinadora de licenciatura, muy pronto me designaron coordinadora de profesores, posteriormente, me asignaron la responsabilidad como directora de desarrollo institucional y llegué a ser directora de una división académica de Ciencias Sociales, de uno de los campus más grandes de la universidad. Allí tuve oportunidad de estar muy de cerca de los procesos de evaluación y acreditación institucional de educación superior, que comenzaban a tener su auge como parte de las políticas públicas para la educación superior.

Ahí me involucré con los planes y programas, evaluación, indicadores, profesores, estudiantes, modelos educativos, entre muchos otros temas. Además, la UVM nos ofrecía mucha formación docente, sobre didáctica, diseño curricular, prácticas pedagógicas y procesos de enseñanza-aprendizaje. Todo ello me permitió ampliar la comprensión del ámbito educativo, además, haber estado en la normal fue decisivo para saber que la educación era, es y ha sido una de mis más grandes pasiones en la vida. Hice varios cursos y diplomados en todos estos temas. Me pareció fundamental estudiar, leer, investigar, intervenir sobre la educación y sus procesos. En la UVM estuve muy de cerca en los procesos de evaluación y acreditación, ello me generó muchas reflexiones y cuestionamientos, de los principales fueron ¿en qué medida realmente estos procesos mejoran la calidad de la educación?, ¿cómo conceptualizar la calidad de la educación? y ¿para qué educamos? 

Mencionaba que hice un paréntesis en este espacio laboral, pues mis cuestionamientos y reflexiones que, por cierto, poco interesaban en la educación privada, me condujeron a decidir estudiar la evaluación a profundidad, a través del doctorado. Mi interés fue comprender los fundamentos teóricos y epistemológicos y el funcionamiento de la evaluación. Quería descubrir ese campo, pues según mi experiencia la evaluación era para mejorar la educación, pero yo seguía viendo varias incongruencias, sin alcanzar el objetivo de mejora. Desde la política pública, el análisis organizacional y la teoría institucional estudié la evaluación, la acreditación, la calidad y la privatización de la educación superior, en el doctorado. Nuevamente vinculaba mi experiencia laboral con mis estudios e intereses de investigación. Tuve la gran fortuna de conocer a los investigadores educativos más prominentes de todas las unidades de la UAM, hoy grandes amigos. A todos les tengo un gran aprecio y respeto por su trabajo, pero dos de ellos han marcado mi trayectoria académica y personal: Magdalena Fresán Orozco y Eduardo Ibarra Colado. 

Posteriormente tuve oportunidad de hacer estancias en la Universidad de Stanford, el Centro de Investigación para la Educación Superior en la Universidad de Kassel en Alemania y trabajé en un proyecto latinoamericano para evaluar los efectos de la evaluación y la acreditación, dirigido por el Centro de Investigación y Desarrollo Cinda en Chile, donde pude ampliar mi visión académica. 

Ingresé como jefa de la oficina técnica del Consejo Académico, como profesora investigadora en el 2007 a la Unidad Cuajimalpa de la UAM, y como profesora investigadora en la misma Unidad, en el 2009. En el 2013 me incorporé a la Unidad Xochimilco, y en 2015 fui designada como coordinadora de la maestría en Desarrollo y Planeación de la Educación. A partir de abril de 2018 soy Jefa del Departamento de Producción Económica en la UAM-X.

Me incorporé hace nueve años al Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), fui aceptada como candidata y, posteriormente como socia. A partir de 2014, me he desempeñado como Tesorera, Secretaria General, Vicepresidenta y actualmente como Presidenta del COMIE. 

Imagen 2. Entrevista a la Dra. Angélica Buendía Espinosa para
“Diálogos Educativos” con Miguel Gallegos.

Con esta gran formación académica y experiencia laboral, ¿Qué percepción tiene de la educación pública en el momento actual que está viviendo la sociedad mexicana?

Angélica Buendía Espinosa: Yo me formé en la educación pública, creo y estoy convencida de que la educación pública es una obligación del Estado, es una obligación con los ciudadanos, con la gente, con el país. Es verdad que tenemos muchos retos, pero también creo que debemos reconocer los logros alcanzados hasta hoy. Seríamos injustos con quienes han formado y forjado las instituciones que tienen que ver con la educación en nuestro país, y creo que para poder avanzar hay que reconocer los aciertos y errores del pasado.

Hemos tenido organizaciones e instituciones importantes que han dado orientación a lo que la educación pública ha logrado. Estoy consciente que el entorno internacional cambio, y aprendimos a vernos más allá del territorio nacional, y a pensar cómo podemos medir o valorar la educación en función de lo que pasa en otros lugares. Lo cual es valioso, pero también es muy valioso reconocer que somos diferentes. Y considero que ahí es donde hay que apostar, en reconocer la diversidad, no sólo la diversidad de género que es fundamental, sino la diversidad en un sentido mucho más amplio. Hay que reconocer que las escuelas, los maestros, los contextos son distintos. El haber tenido la oportunidad de trabajar en lo público y en lo privado me permite decir que conozco ambos campos y creo que también debemos avanzar en la colaboración, es decir, en no ver como separados a estos sectores. 

En lo que toca a la educación pública, considero que es un momento decisivo con la última reforma. Reconocer a la educación como un derecho humano, respondiendo también al contexto internacional, específicamente los ODS, lo que condujo plantear su obligatoriedad en todos los niveles. La obligatoriedad plantea dos grandes retos. El primero es la equidad para que todas las opciones educativas respondan a atender las diferencias con la misma calidad. No podemos hablar sólo de ampliar la cobertura, todas las niñas, niños y jóvenes; merecen espacios educativos dignos. Ello implica reconocer también que las profesoras y profesores, académicas y académicos, trabajan en condiciones diversas, tienen formaciones diversas e intereses y motivaciones diferentes. Ello implica repensar las políticas de reconocimiento y formación. Son un gran eje que se debe atender. Pero debemos hacerlo desde el conocimiento y en México se ha generado bastante al respecto. Finalmente, agregaría que se requiere compromiso del Estado con la educación, y ese compromiso se debe traducir no solo en la reforma educativa, sino en financiamiento necesario para su concreción, sin ello estamos frente a letra muerta. 

Es muy alentador escucharla, tiene una gran visión en los diversos temas que se tienen que atender y considerar para mejorar en el ámbito educativo. Me gusta que menciona que hay que aprender del pasado. Desde la experiencia y visión que usted tiene, aunque ya nos brindo un poco de ello, ¿Cómo considera que se podrían lograr mejoras en el ámbito de la educación pública en nuestro país?  

Angélica Buendía Espinosa: Estoy convencida que se debe atender la diversidad, la diferencia y avanzar a  mejores esquemas de política pública. Hay mucho apoyo teórico, pero también hay mucha evidencia empírica de que podemos hacerlo. Nos comparamos con un país como Finlandia, pero nosotros somos diferentes, somos un país pluricultural, contrastante. Somos ciento veinte millones de habitantes y tenemos otro contexto. Debemos partir de lo que somos y pensar hacia dónde queremos llevar a nuestro país con apoyo de la educación, qué proyecto educativo es el que nos hará mejor país, el que forme mejores ciudadanos, el que nos ayude a mitigar la desigualdad que hoy ofende, lastima. 

Considero que debemos pensar lo que es medible y lo que no lo es en el terreno educativo, porque ahora se quiere medir todo. Se piensa que con el incremento de los indicadores, la realidad va a cambiar, pero no sucede así. Mis investigaciones me han mostrado que al menos en la educación superior, no importa cuantos programas evaluados y acreditados tengas, pues no hay el impacto suficiente o esperado en la calidad de lo que los estudiantes perciben como su aprendizaje, su formación. Cumplir con lo administrativo o procedimental, no trae como resultado un cambio en los hechos educativos. Recuerdo un ejemplo en alguna de mis investigaciones, en que me decían los profesores,“el día que viene la evaluación y la acreditación, cuando nos viene a revisar algún comité, hay computadoras, pero al otro día se las llevan porque eran rentadas”. Lo que nos hace pensar que estas formas de medir todo, solo han llevado a la simulación, y lo que necesitamos no es simular, sino mejorar la educación. 

Creo que se cayó en un abuso para generar indicadores. Hay que mediar entre lo que es medible y lo que no lo es. Por otro lado, en temas específicos hay mucho por hacer, creo que hay que generar espacios de atención para chicos vulnerables.  Se debe pensar en nuevos modelos de ingreso a educación media superior y superior que no consideren sólo el mérito y responsabilicen sólo a los estudiantes de “sus fracasos educativos”.

En concreto debemos repensar la evaluación, atender la diversidad, construir mejores políticas públicas -menos homogéneas-, pensar en los grupos en condiciones más desfavorables, reconocer a los jóvenes talentosos, aprender a colaborar entre la educación pública y privada, y requerimos de más justicia educativa y social, con base siempre en el conocimiento, la evidencia y en la intervención educativa. 

Es muy amplio su conocimiento en diversos temas educativos, tiene usted una gran visión de lo que se debe hacer en muchos temas de la educación nacional. Aunque ya lo ha venido abordando, quiero recordar que estamos viviendo un momento histórico y de transformación, sin duda el gobierno actual está llevando a cabo nuevas medidas, sin embargo, me gustaría preguntarle, ¿Qué otros temas considera que se deberían atender desde el proyecto educativo que encabeza la 4T? 

Angélica Buendía Espinosa: La educación inicial, la educación básica es algo prioritario que se debe atender. 

Creo que recuperar a las escuelas normales sin una visión paternalista, es algo muy importante, y ya se está avanzando en ello, se debe dar continuidad. Se debe romper con la homogeneización de la educación. Se deben diferenciar a los tipos de instituciones, no todo es igual.

Me parece que se debe crear un sistema de reconocimiento a la formación docente, que vaya acorde con la diversidad institucional, con la diversidad de formaciones que requiere el país. Se deben atender a las desigualdades, así como generar oportunidades para las niñas, niños y jóvenes. 

Lo obligatorio y lo gratuito, transita en diferentes formas y niveles. Se debe reflexionar más allá de estos conceptos, en cómo se aplican y cómo no abren brechas que después se vuelven insalvables.  

Hay que dejar de pensar en la idea de que los académicos e investigadores son privilegiados, se ha construido ese imaginario social. Lo que hacemos es contribuir y poner a disposición de la sociedad y del gobierno lo que hemos construido. Queremos apoyar, el país ha invertido en nosotros. Yo le debo todo a la educación pública, estoy en el Sistema Nacional de Investigadores y pongo a disposición de mi país lo que sé. Creo que todos estamos en esa lógica. Construir mí trayectoria educativa, profesional y de formación para la investigación, me ha llevado por lo menos 40 años de vida ¿por qué no tenemos derecho a tener una vida digna, igual que lo tienen todas las mexicanas y mexicanos? Somos constantemente evaluados interna y externamente a nuestra institución, nada se nos da gratuitamente. Como mencioné, soy presidenta del COMIE, donde se genera una gran cantidad de investigación educativa que puede servir a las autoridades para una toma de decisiones más informada. Pero en cada campo de conocimiento, en cada disciplina, los académicos mexicanos han realizado grandes aportes a la generación de conocimiento necesario para el desarrollo de nuestro país, y estoy segura que todos queremos contribuir a un México más justo y equitativo.  

Al ser usted una protagonista central de la investigación y la educación en México, ¿Qué proyectos tiene en un breve futuro?, es decir, ¿Cuál es su agenda de trabajo para los próximos años?

Angélica Buendía Espinosa: Ingresé al Consejo Mexicano de Investigación Educativa en 2010, y desde 2014 he apoyado en algunos cargos de gestión, siempre con la colaboración y experiencia de mis compañeros. Voy a terminar mi gestión en la presidencia en diciembre de este año, concluirá este gran proyecto que ha sido para mi el COMIE, que me ha dejado muchas satisfacciones, muchos aprendizajes y muchos amigos. 

Actualmente soy jefa del Departamento de Producción Económica en la UAM-X y es un cargo que tendría que dejar en 2021. Al concluir, pienso tomar un periodo sabático pues tengo varios proyectos de investigación en curso y me dedicaré a ellos, para analizar los procesos de institucionalización y cambio en la educación; análisis organizacional; así como desigualdad, educación y justicia educativa, son temas que seguiré trabajando. Así que hay mucho por hacer.

También, en este momento participo en el proceso para ocupar un puesto en la Junta Directiva del Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación en México, que será elegida por el Senado de la República, y si se considerara que yo soy una persona que puede contribuir, tendré que dejar algunas cosas para dedicarme en cuerpo y alma a esa encomienda nacional. Estamos a la espera, pero puedo afirmar con certeza que la experiencia de participar ha sido muy enriquecedora para mí.

Lo que no dejaré de hacer es seguir trabajando por mejorar la educación de mí país, desde el ámbito donde me encuentre. Sea éste mi salón de clases, mi producción científica y mi rol en la gestión educativa. Esa es Angélica Buendía.  

Sin duda que es una profesional de la educación y me da mucho gusto saber que está participando en el proceso de conformación de la junta directiva del nuevo organismo educativo, estoy seguro que estará ahí, su experiencia y formación serán de gran ayuda para las decisiones que se habrán de tomar en bien de la educación nacional. Finalmente doctora Angélica Buendía, los profesores son un agente muy importante en todos los niveles, sin embargo fueron olvidados en los gobiernos pasados, fueron incluso maltratados; por ello, me gustaría preguntarle, ¿Qué mensaje le daría a los profesores en México?

Angélica Buendía Espinosa: Yo soy una profesora, me incluyo entre ellos, he sido profesora toda mi vida, he transitado por todos los niveles educativos. Los profesores somos agentes de cambio y en cada generación que pasa por nuestras vidas, sabemos reconocer a cada estudiante. A veces nos involucramos en temas que no deberíamos, pero es esa vocación de ser maestro y querer apoyar para sacar adelante a cada joven.  No podemos dejar pasar a los estudiantes pues son nuestras generaciones futuras.

Deseo que mejore la educación de nuestro país, y eso depende de todos. No debemos escatimar en apostar a la educación, la ciencia y la salud, son fundamentales para el desarrollo de nuestro país. Para la educación las y los profesores somos pieza clave debemos asumir el rol que nos toca en el cambio educativo, con vocación, compromiso, responsabilidad y pasión por lo que hacemos. 

Me da mucho gusto escuchar su respuesta y mensaje a los profesores, viéndose e incluyéndose entre ellos, porque efectivamente usted ha estado al servicio de la educación en diferentes posiciones, pero sobretodo como profesora.

Sinceramente ha sido un deleite el poder conversar con usted, nos ha enseñado mucho. Le deseamos mucho éxito en sus planes futuros y que siempre siga sirviendo a la nación desde donde se encuentre. 

¡Mucho éxito doctora Angélica Buendía Espinosa!

Imagen 3. Dra. Angélica Buendía Espinosa en entrevista para “Diálogos Educativos” con Miguel Gallegos.





Source link

Las universidades europeas se unen para competir a nivel mundial


Sandra Carbajo

Una red pretende crear 20 consorcios, formados por diferentes universidades europeas, para que funcionen como una sola y permitir una movilidad casi automática.

La educación es una de las herramientas más poderosas para transformar la sociedad. Nelson Mandela hablaba de “arma para cambiar el mundo”, mientras que Malcom X lo definía como “un pasaporte para el futuro”. Una sociedad educada se traduce en una sociedad más crítica y, por tanto, capacitada para afrontar situaciones complejas.

Bajo esta premisa, nace el proyecto ‘Universidades Europeas’, “una iniciativa que surgió tras el 60 aniversario del Tratado de Roma (1957) con el objetivo de fomentar una educación de calidad y excelencia, tanto para los jóvenes como para los profesores”, explica Coral Martínez Iscar, directora del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE). Sin embargo, no fue hasta el Consejo de Gotemburgo, celebrado en mayo del 2018, cuando se estableció el camino a seguir y cuyo fin reside en alcanzar tres objetivos: “Objetivo de poder competir a largo plazo con las universidades en el ámbito mundial; objetivo de establecer un modelo a seguir para todas las universidades en el ámbito de la Unión Europea y, que duda cabe, un objetivo, sobre todo, de formar a nuestros jóvenes y a nuestros profesores para un mundo cambiante”, afirma la directora del SEPIE.

Pero, ¿en qué consiste el proyecto? ‘Universidades Europeas’, enmarcado dentro del programa Erasmus+, está concebido como una red de consorcios educativos, los cuales están formados en su mayoría por universidades de toda Europa. “La idea es que un estudiante o un profesor perteneciente a una determinada universidad pueda formarse en cualquiera de las otras universidades que constituyan ese consorcio como si fuera una sola”, remarca Coral. De este modo, el proyecto pretende eliminar aquellas barreras (burocráticas, legales, de vivienda, etc.) que dificultan, en la actualidad, la movilidad de los becados Erasmus+, haciendo que ésta sea casi automática.

“Con esto conseguimos competir a largo plazo, puesto que mercados como Asia o EEUU ya tienen redes o alianzas parecidas, además de fomentar los ideales del programa Erasmus: movilidad, tolerancia, ciudadanía y no discriminación, que resultan la clave del éxito del programa Erasmus”, manifiesta Coral Martínez.

El proyecto pretende eliminar aquellas barreras (burocráticas, legales…) que dificultan la movilidad de los becados Erasmus+

El proyecto de ‘Universidades Europeas’ se lanza por primera vez este año, en la convocatoria del programa Erasmus 2019. Es una convocatoria piloto y será gestionada directamente por la Comisión Europea con un claro objetivo: conseguir conformar para 2024 una red de 20 consorcios que compita a nivel mundial en el ámbito de la Educación Superior. Esta primera convocatoria tiene un presupuesto de hasta 60 millones de euros. Con ello, la Comisión pretende “formar 12 consorcios de ‘Universidades Europeas’. Cada uno podrá financiarse con un máximo de cinco millones de euros”, explica la directora. Actualmente se encuentran evaluando las candidaturas a los diferentes consorcios.

¿Y cómo se decidirán estos consorcios? Un comité de evaluadores externos, ausente de conflicto de interés, valorará los requisitos establecidos por la Comisión Europea, a través de un baremo puntuado. Una lista de criterios entre los que se valora el equilibrio geográfico o la estrategia a largo plazo de la propuesta.

España es un referente del Programa Erasmus+. De acuerdo con el último informe anual de la Comisión, nuestro país sigue ocupando el primer puesto en recepción de estudiantes, una posición que mantiene desde 2001. En 2017, fueron 48.595 estudiantes en el sector de Educación Superior, muy por delante de Alemania con 34.387, Francia con 31.727 o Italia con 28.722. Además, en lo que se refiere a emisión de estudiantes, España ostenta la tercera posición con 40.079, justo por detrás de Francia (43.905) y Alemania (40.959).

Ante estos números, la representación española en esta red educativa está asegurada. “Se calcula que en torno al 20% de los consorcios presentados en esta convocatoria de la UE tienen representación española, así que yo creo que vamos a salir muy bien parados”, sostienen desde SEPIE. La labor del organismo, dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, es asistir a las universidades españolas. El SEPIE publicó el pasado 6 de mayo en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una convocatoria propia para ayudar económicamente con los trámites administrativos a aquellas universidades españolas que se hubiesen presentado a la convocatoria europea.

Ya desde el impulso del programa Erasmus en 1987, la Comisión Europea ha usado la educación como una herramienta de cohesión. Un exitoso instrumento que ha permitido a nueve millones de personas disfrutar de una experiencia en la que se ha promovido la inserción laboral de los jóvenes y la inclusión social, además de fomentar la libre circulación de personas y la construcción de un sentimiento de ciudadanía europeo, que hoy más que nunca, es necesario en el Viejo Continente.

Fuente: Sandra Carbajo – Elconfidencial.com



Source link

Daypo Para crear cuestionarios en línea – Alfabetización Digital


Daypo: Es una interesante herramienta en línea que nos permite la creación de cuestionarios de forma gratuita, presenta una interfaz bastante intuitiva, asi como también la posibilidad de imprimir y publicar.
Ventajas:

  • Llenar los datos generales antes de elaborar el cuestionario
  • Editar las preguntas
  • Cada pregunta puede tener varias alternativas
  • Se puede marcar la casilla de la respuesta correcta
  • Presenta una vista previa antes de publicar el cuestionario
  • Cuando se imprima la pagina no se necesita crear una cuenta
  • Si creamos una cuenta entonces podemos alojar el cuestionario en el sitio web.

 Mis comentarios sobre esta herramienta:
Es un editor de cuestionarios que nos puede facilitar la edición de cuestiones de diferentes tipos que para todo profesor será de valiosa utilidad, además considero intuitiva la interfaz que esta en español para quienes desean elaborar sus cuestionarios y compartirlos en línea, otro plus es la posibilidad de imprimir o también publicarlo en línea.
Ejemplo:
https://www.daypo.com/test-seres-vivos-34.html

Aprendamos a crear un cuestionario con esta herramienta

Elabora: Mtro. William Vegazo Muro, Embajador Digital en Perú





Source link

Diversidad: la asignatura pendiente de los rankings de universidades


Es necesario garantizar la presencia de las minorías en las universidades. (Foto: SINC)

“El hijo del obrero, a la universidad” –el grito de guerra de quienes reclamaban la democratización de estas instituciones en los años 60 y 70 en España– es hoy una realidad incuestionable no solo en España, sino en buena parte del mundo. La participación de grupos demográficos diversos en la educación superior ha aumentado considerablemente y en los centros donde las minorías y grupos sociales eran excluidos han procurado una imagen bastante más colorida que el monocorde elitismo de los orígenes de la universidad en Europa.

Estas instituciones son ahora más diversas que hace un siglo pero, ¿saben atender a esa diversidad? Un nuevo estudio de la Universidad de Córdoba, publicado esta semana en PLOS ONE, ha medido hasta qué punto están preparadas las universidades para atender correctamente las necesidades especiales de grupos con capacidades diversas, integrantes del colectivo LGTBI+ o minorías étnicas o sociales; colectivos para los cuales el acceso estaba repleto de dificultades en el pasado y que, a lo largo de las últimas décadas, se han ido incorporando a la educación superior.

El objetivo de la investigación ha sido evaluar el estado actual de la atención a la diversidad en distintos centros del mundo. Concretamente, el trabajo se ha centrado en analizar un total de 127 universidades de las 500 que componen el Ranking de Shangai, una de las clasificaciones más conocidas y que incluye a las mejores instituciones del mundo de acuerdo a distintos parámetros, como el número de artículos publicados o personal investigador altamente citado.

Según los resultados, solo el 26 % de las universidades analizadas tiene un plan estratégico de atención a la diversidad. Por su parte, el 58 % consta de una unidad centralizada para atender la diversidad y el 51,2 % menciona explícitamente la diversidad en su declaración institucional.

Para la primera autora de la investigación, Mariana Buenestado, la principal conclusión que puede extraerse de los datos obtenidos “es que las mejores universidades del mundo según las clasificaciones académicas, a pesar de su excelencia en investigación, están aún en una fase inicial con respecto a la atención a la diversidad”.

En relación a la posición que ocupa cada universidad dentro del Ranking de Shangai o a la titularidad de la institución, no se han encontrado diferencias significativas.

No obstante, el estudio revela que las universidades norteamericanas tienen mejores niveles de institucionalización de la diversidad, un dato que el estudio atribuye al recorrido histórico del país en materia de igualdad y al movimiento estadounidense por los derechos civiles en la década de los 60.

Los expertos han configurado un total de 24 indicadores de institucionalización, entre los que se encuentran la existencia de unidades expresas de atención a la diversidad, memorias para evaluar el progreso de los planes de atención o programas de formación para atender al alumnado, profesorado y personal administrativo.

Se trata de indicadores extraídos de la literatura científica y estudios previos y que podrían convertirse en una herramienta útil para medir en el futuro el progreso de los planes de atención a la diversidad. Para que estos programas mejoren, señala Buenestado, “no solo basta con garantizar la presencia de las minorías en las universidades, sino también su participación y progreso dentro de sus carreras y profesiones”. “Impregnar a toda la cultura institucional y asociar la inclusión a la excelencia” es otra de las claves, apunta la investigadora.

Fuente: Universidad de Córdoba

 



Source link

8 de septiembre, “Día Internacional de la Alfabetización”. UNESCO – Alfabetización Digital


Con motivo del Día Internacional de la Alfabetización 2019, se discutirán las principales características del multilingüismo en el mundo globalizado y digitalizado de hoy, junto con sus implicaciones para la alfabetización en las políticas y la práctica con el fin de lograr una mayor inclusión en contextos multilingües (Unesco, 2019).[1]

El Programa de Alfabetización Digital de la Red Educativa Mundial, desea el mayor de los éxitos al Dr. Gregorio Hernández Zamora, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, en la participación que tendrá el 9 de septiembre, en la Conferencia Internacional sobre “Alfabetización y multilingüismo” en la sede de la UNESCO en París, Francia. 

Evento organizado por la UNESCO, para celebrar el “Día Internacional de la Alfabetización, 2019”.

Aquí los datos de la celebración, así como el programa del evento. 

https://en.unesco.org/events/celebration-international-literacy-day-unesco-headquarters


  1. [1]https://en.unesco.org/commemorations/literacyday





Source link

Premio mundial para un profesor de Albaida- ESPAÑA, que aplica la magia en sus clases


El profesor de primaria de Albaida del Aljarafe (Sevilla) Xuxo Ruiz, que desde hace años aplica la magia en sus clases diarias, se ha proclamado ganador del Premio Global Teacher Award 2019, certamen a nivel mundial que premia la originalidad de los docentes a la hora de impartir sus clases.

Se trata, como se recoge en la web oficial de los premios y ha explicado el propio docente, de un galardón que cada año entrega la fundación india AKS (Alert Knowledge Services), para distinguir a maestros de todo el mundo que se presentan a las convocatorias desde los cinco continentes.

El premio será entregado en una ceremonia que tendrá lugar en Nueva Delhi el próximo septiembre, “en la que que estoy invitado formalmente a hablar sobre innnovacion y el uso de la Magia Educativa como recurso didáctico”.

Ruiz se ha mostrado “muy agradecido y entusiasmado de representar de nuevo a mi colegio, a Andalucía, a España, a la Escuela Pública y a tantos docentes que innovan desde sus aulas por una nueva educación de calidad”, tras quedar finalista en 2008 de los Global Teacher Prize, considerados los premios Nobel de la Enseñanza.

Nacido en Cádiz en 1975, tiene a su cargo a niños de 7 años y acude cada día desde su casa en Espartinas (Sevilla) a la cercana localidad de Albaida del Aljarafe, con una maleta en la que hay diferentes trucos de magia para mostrar a sus alumnos del CEIP San Sebastián de Albaida.

Además, desarrolla el proyecto ‘Estudiantes solidarios’, que lleva la magia a los hospitales por parte de sus propios alumnos, que “sacan una sonrisa a los niños hospitalizados”, en una cita que desarrollan una vez al mes.

El objetivo “es claro: hacer felices a los niños hospitalizados de edades similares utilizando la Magia Educativa que están aprendiendo en clase, porque hacer magia solidaria es una de las cosas más gratificantes que hago y cuando acompañas a tus pequeños alumnos mucho más”.

Con todo, explica que “educar en valores como la compasión, la solidaridad y el amor es crecer y transformar la educación, y estoy convencido de que llevarlo fuera de las cuatro paredes del aula deja marcas positivas y sería posible un mundo mejor”.

Casi un cuarto de siglo

Lleva ya casi 25 años en Sevilla, y su peculiar forma de enseñar la ha ido difundiendo hasta tal punto que, “cuando los niños se enteran de que voy a ser su maestro, se vuelven locos”, lo mismo que cuando tiene que hacer una sustitución o acudir a un aula para desempeñar sus labores como responsable informático del centro.

Su método es muy simple: “Se trata de desarrollar habilidades comunicativas, de hacer que los niños, a través de la magia, aprendan cosas como fortalecer el pensamiento matemático, y lo hago en varios momentos del día, lo mismo para explicar algo que necesitan entender de una forma concreta, para comenzar a explicar un tema o para apaciguar un poco a una clase”.

Y es que, “gracias a la magia, el niño ve algo extraordinario, único, y lo que aprende no lo olvida”, asevera, al tiempo que recuerda que su método, por innovador que parezca, depende sólo de la ilusión que le ponga la gente que lo quiere aplicar, y una buena parte de ello lo resume en “Educando con magia”, un libro en el que explica más de cien juegos de magia aplicados a diferentes formas de ver la vida y la educación.

“En un colegio, la magia se puede usar para repasar matemáticas, expresión oral o explicar cómo funciona el cuerpo humano, y tiene muchos usos más aparte de los que uso, que no se explican en el libro”, dice este maestro, que apostilla: “Todo maestro o padre es mago; lo que hago es compartir conocimientos para el público normal, muy fáciles de hacer y, sobre todo, muy efectivos”.

Esa eficacia la demuestra sobre el terreno, ya que desde hace más de quince años imparte formación a colegas de distintas partes del mundo, “y muchos alumnos salen beneficiados, con noticias que me llegan hasta de Suramérica, de gente que me da las gracias o me pide consejos para hacer las cosas que hago”.

El año pasado optó a un premio que otorga la Fundación Varkey, organizadora de este premio. No lo ganó, pero fue uno de los cincuenta elegidos seleccionados entre casi 40.000 candidaturas y solicitudes de 173 países, que optaban a un premio de un millón de dólares, cuyo nombre fue anunciado en Dubái el domingo 18 de marzo del 2018.

Con tranquilidad, recuerda que “muchos compañeros me obligaron casi a presentarme”. Fue seleccionado junto a profesores de otros 36 países, y para él supuso un espaldarazo después de que la Junta de Andalucía, en reconocimiento a su trayectoria, le otorgase el año pasado el premio a la mejor práctica docente de los Premios al Mérito en la Educación.

Ahora, en septiembre cogerá un avión para recoger un premio a nivel mundial, todo un espaldarazo para este docente, que tiene claro que la educación es mucho más que dar clases y poner notas.

Fuente: Elcorreoweb.es



Source link

Entrevista al Dr. Gregorio Hernández, sobre su participación en la UNESCO en la conmemoración del “Día Internacional de la Alfabetización 2019”


DmComo es sabido, la UNESCO proclamó el 8 de septiembre como “Día internacional de la alfabetización”, el 26 de octubre de 1966, por lo que desde 1967 se viene conmemorando en todo el mundo. En esta ocasión, la festividad se solidarizó con otras dos actividades, el “Año internacional de las Lenguas Indígenas 2019” y la “Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales”. Lo que conllevó a que el evento principal convocado por la UNESCO, el pasado 9 de septiembre, se enfocara en el tema de “Alfabetización y multilingüismo”.

En tan importante evento, participó como ponente el Dr. Gregorio Hernández Zamora, académico e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, invitado por la propia UNESCO. Por esa razón, en nuestra sección de “Diálogos Educativos”, nos dimos a la tarea de buscar al doctor Hernández, para conocer sobre su trayectoria académica y profesional, así como sobre su intervención en dicho evento, llevado a cabo en París, Francia, sede de la UNESCO.

Distinguido doctor Gregorio Hernández, muchas gracias por concedernos esta oportunidad de charlar con usted, para conocer sobre usted y poder compartir con nuestra gentil audiencia, que está interesada en saber sobre los actores educativos que intervienen de una u otra forma en el acontecer educativo de nuestro querido México. 

Para iniciar, me permito preguntarle, ¿Quién es Gregorio Hernández Zamora y cuáles fueron sus orígenes?

Gregorio Hernández Zamora: Nací en la Ciudad de México, pero crecí en Ciudad Neza en sus tiempos de polvo y lodo, a unos cuantos metros del Río de los Remedios. Mi padre fue pintor de coches y mi madre “ama de casa”; ninguno de ellos tuvo más de 2 años de primaria y ambos fueron parte de la migración del campo a la ciudad en tiempos del “milagro mexicano”, en los años 50 y 60 del siglo XX. Mi padre proviene de una familia campesina de Valle de Santiago, Guanajuato; mi madre de una familia de pequeños comerciantes del estado de Hidalgo, cuyos rasgos físicos nos hacen pensar que pertenece a una ola de migrantes coreanos que llegó a México a inicios del siglo XX.

Una niñez y juventud nada sencilla por lo que nos comenta doctor, lo que indica que el deseo de salir adelante, la voluntad y esfuerzo permanente, son factores clave para el desarrollo de las personas. Usted viene de abajo, de una situación complicada, sin duda sus estudios le abrieron el paso en la vida, comparta con nosotros por favor, ¿Cuál fue su formación académica?

Gregorio Hernández Zamora: Fui a escuelas públicas en el nororiente de la Ciudad desde el preescolar hasta la prepa. Estuve en dos primarias: La Pradera (colonia del mismo nombre, cerca de donde ahora es la FES Aragón de la UNAM) y República de Sudán (colonia Providencia, a unos metros de Ciudad Neza); secundaria 99 (colonia San Felipe de Jesús, famosa por su mega tianguis de “fierros viejos”, al oriente de la Villa de Guadalupe). Luego fui al CCH Oriente, de la UNAM, donde mi hermana mayor fue maestra toda su vida. Más tarde estudié Sociologíaen la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, luego la Maestría en Cienciascon especialidad en Educación en el DIE-CINVESTAV, y finalmente elDoctorado en Educación en Lengua y Cultura Escrita(PhD in Language, Literacy and Culture) en la Universidad de California, campus Berkeley (en el Área de la Bahía de San Francisco). 

Una gran formación escolar y académica en diferentes escuelas públicas de nuestro país, hasta llegar a su doctorado en una de las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos de Norteamérica. Nos podría compartir,¿Cuál ha sido y es su experiencia en el ámbito laboral?

Gregorio Hernández Zamora: De niño y adolescente trabajé como ayudante en talleres de pintura, hojalatería y mecánica automotriz, que eran los oficios de mi padre y mi hermano mayor. En ese entonces aprendí a desarmar y armar casi un coche entero (marca VW, especialidad de mi hermano), aunque no llegué a tener la responsabilidad de “maestro mecánico”. Después, cuando era estudiante de licenciatura trabajé como mecanógrafo en las oficinas del SNTE (gracias a que en la secundaria había llevado el taller de Taquimecanografía y fui bueno en eso) y más tarde fui analista de informaciónen el periódico El Financiero, donde aprendí todo sobre la privatización, desregulación y liberalización de la economía mexicana. Tras mis estudios de maestría, fui coordinador editorial de la revista Educación de Adultos del INEA, también fui profesor de maestría en el ISCEEM(Estado de México) y ayudante de investigación de la Dra. Emilia Ferreiro en el DIE-CINVESTAV, donde me inicié en los temas de la alfabetización al participar en un proyecto en escuelas indígenas bilingües en Chiapas y Yucatán, y en otro sobre primarias rurales en cuatro estados del centro del país. De ahí me invitaron a trabajar como autor y diseñador de materiales educativosen el PRONALEES, donde fui responsable de los libros de texto gratuito de Español de primero y segundo de primaria, y de los ficheros didácticos para maestros de 5º y 6º de primaria. Más tarde pasé a coordinar el área de Lengua y Comunicación de un programa de secundaria a distancia para adultos, llamado SEA, que dejé cuando me fui al doctorado a Berkeley. Regresando del doctorado fui coordinador académico de Español del nuevo modelo de la Telesecundaria, donde pudimos desarrollar materiales impresos y audiovisuales con mejores fundamentos teóricos y prácticos, pero a los funcionarios de la SEP de ese entonces no les pareció que tuviéramos ideas creativas que no cazaban totalmente con los acartonados planes y programas que en ese entonces aprobaron bajo el nombre de “RES” y luego “RIES” (Reforma Integral de la Educación Secundaria, nombre adecuado porque en verdad la ves y te ríes de lo ridículo de su terminología y planteamientos). Nos sacaron abruptamente por no querer hacer “libros de Estado” (así dijeron los altos funcionarios de la SEP). En fin, tras salir de ahí, me contrataron durante año y medio comoinvestigador en el Centro para las Américas, de Vanderbilt University, en la bonita y musical ciudad de Nashville, Estados Unidos. Regresé con el posdoctoradoy me costó más trabajo que nunca conseguir trabajo (por estar sobre-calificado), pero a través de gente bondadosa y solidaria obtuve unas horas de clase en la licenciatura en lenguas en la FES Acatlán de la UNAM, después otras en el posgrado en Pedagogía en la FES Aragón (donde creamos la línea de Lengua y Cultura Escrita). Simultáneamente hice libros de español para editorial Santillana y finalmente fui contratado como profesor-investigador de tiempo completo en la UAM Cuajimalpa. Recientemente me cambié a la UAM Xochimilco donde estoy adscrito al Departamento de Educación y Comunicación.

Verdaderamente muchas experiencias laborales, desde nobles oficios manuales, hasta editor de libros y docente en diversas y prestigiosas universidades, sin dejar de lado su experiencia por la SEP. Un gran curriculum doctor. 

Por otro lado, en el entendido que la UNESCO lo invitó a participar en la celebración del “Día internacional de la Alfabetización 2019”,¿Nos podría compartir sobre su experiencia en este importante evento?

Gregorio Hernández Zamora: A mediados del 2019 recibí un correo de la UNESCOdonde me invitaban a participar como ponente en la Conferencia Internacional que realizarían este año en su sede en París, Francia, pues consideraban que mi trabajo en los temas de lengua, cultura y educaciónresultaba relevante para los fines de esta Conferencia. Este año la UNESCO eligió como tema central de la conferencia la relación entre literacidad y multilingüismo, y organizó cuatro mesas temáticascon especialistas invitados de todo el mundo. Me tocó participar en la mesa 3, sobre Literacidad, Multilingüismo e Inclusión, junto con el profesor Joseph LoBianco, de la Universidad de Melbourne, la Dra. Barbara Trudell, directora de investigación del Instituto Lingüístico de Verano, y el profesor Kamel Kherbouche, director de la Oficina Nacional de Literacidad y Educación de Adultos de Argelia. La mesa discutió alrededor de la pregunta general de cómo lograr la inclusión de los jóvenes y adultos de bajas habilidades de literacidad a través de oportunidades educativas dentro y fuera de la escuela, considerando el actual contexto de multilingüismo que ha emergido en el mundo a raíz de las migraciones masivas y de las luchas por el reconocimiento de las lenguas indígenas en diversas partes del mundo.

Un gran reconocimiento el que le hace la UNESCO, al reconocer su trabajo en los temas de lengua, cultura y educación. Muchas felicidades doctor, un justo reconocimiento a sus aportaciones al conocimiento en las líneas de investigación en que participa. Asimismo, me gustaría preguntarle, desde su formación y experiencia en estos temas, ¿Qué percepción tiene de la Alfabetización en el momento por el que transita la sociedad mexicana?

Gregorio Hernández Zamora: Por diversas razones, y a pesar de la importancia demográfica, política y económica de nuestro país en el mundo actual, México es uno de los países con los más bajos niveles educativos y de alfabetización en el mundo. Alfabetización no en el sentido básico de capacidades de decodificación del alfabeto, sino en el sentido de capacidades de pensamiento y comunicación verbal, especialmente en la modalidad escrita.En esto hemos sido consistentes como país al quedar en los últimos lugares en casi todas las pruebas nacionales e internacionales que evalúan las capacidades de lectura, escritura y pensamiento crítico; así como en las encuestas y evaluaciones académicas y gubernamentales sobre las capacidades de escritura y pensamiento verbal entre alumnos de todos los niveles, incluyendo los alumnos universitarios. Es una problemática compleja y muy seria, pues el desarrollo lingüístico es la base del éxito escolary, más allá de la escuela, es también la base del desarrollo sociocultural en un sentido más general y del ejercicio de una ciudadanía crítica y activa. No es casual que a la par de nuestros pésimos resultados en evaluaciones, encuestas e investigaciones cualitativas sobre el lenguaje, la lectura y la escritura de los jóvenes, seamos hoy una de las sociedades más mal habladas del mundo hispanohablante. Y no es una cuestión de moralidad y normas de “buen lenguaje”, sino de la conexión inextricable que existe entre lengua, cultura y cognición, y cómo las prácticas culturales de lenguaje expresan justo lo que la gente conoce y lo que la gente valora culturalmente en un momento dado de su historia social. Como lo señalé en la conferencia de la UNESCO, el problema educativo fundamental en nuestros países del sur ex coloniales quelas mayorías de clase trabajadora son eternos principiantes en el manejo de la lengua en general, y de la lengua escrita en particular. Es decir, el problemano es la lengua que hablan (español, nahuatl, etc.), sino la variedad social de la lengua, el nivel de dominio que tienen sobre ella, y el contenido de lo que dicen.Visto así, la exclusión se da tanto para los hablantes de lenguas indígenas como para los hablantes de las lenguas nacionales mayoritarias.

Es preocupante el escenario que ostenta nuestro país, pero considero que es una realidad que se debe afrontar si de verdad se quiere transitar a conformar una mejor sociedad. Por otro lado, tomando en cuenta que vivimos en un mundo totalmente globalizado e interconectado por diversas tecnologías,¿Qué opinión tiene sobre la importancia de la Alfabetización en relación a la era digital que vive la sociedad?

Gregorio Hernández Zamora: Sin duda es importantísimo el papel de las nuevas tecnologías digitales en el mundo actual, pero yo no usaría la palabra “alfabetización” para referirme a la enseñanza-aprendizaje de dichas tecnologías. 

Las nuevas tecnologías digitales son el equivalente actual de la máquina de vapor que dio origen a la Revolución Industrial en el siglo 18. Es decir, son un avance científico-tecnológico de tal magnitud que está provocando cambios radicales en todos los órdenes de la vida social. Si la máquina de vapor posibilitó la producción en masa y, con ella, la súper explotación del trabajo, la urbanización, la explosión demográfica, el capitalismo mundial, el fin del feudalismo y el consecuente ocaso del poder teológico-monárquico, la actual revolución digital está provocando una auténtica revolución cognitiva, educativa y cultural, por citar sólo algunos aspectos que nos interesan a los educadores. 

Para entender por qué es tan poderosa la revolución digital es necesario entender la palabra “digital”y, por tanto, establecer la conexión y la diferencia con la palabra “alfabetización”.

Digital es lo opuesto de analógico. Lo analógico es aquello que se parece físicamente a lo que representa. Un mapamundi, por ejemplo, utiliza líneas para representar los bordes de los territorios y mares de manera análoga o “parecida” a los accidentes geográficos reales. Otro ejemplo son los tocadiscos, tecnologías que utilizaban surcos labrados sobre discos de acetato para representar ondulaciones en el aire, que es como se produce el sonido. Un último ejemplo es la fotografía analógica, que capta las luces, sombras, bordes y siluetas de objetos reales, y los “dibuja con luz” (foto-grafía = dibujar con luz) sobre una superficie física (película fotográfica, que después se imprime en papel). Es decir, la fotografía analógica “copia” lo visible en una superficie reproducible (película, papel).

En cambio, las tecnologías digitales rompen totalmente con la idea de representar y reproducir un fenómeno físico mediante objetos análogos. En el mundo digital todo, absolutamente todo lo que existe en el mundo físico (incluyendo imágenes, sonidos, y objetos 3D tales como edificios, ciudades, máquinas, y hasta organismos biológicos) se puede representar mediante símbolos que en nada se parecen a lo que representan. Se trata del famoso código binario, que es un sistema basado en ceros y unos (0, 1), es decir dígitos(de ahí lo de “digital”). Un cero o un uno es la unidad mínima de información que se denominanbit(abreviación de binary digit o dígito binario). Una combinación de 8 bits crea un bytey una secuencia larga de bytes (kilobytes, megabytes, gigabytes, terabytes) es capaz de almacenar cantidades inmensas de información y representar lo que sea: imágenes, sonidos, formas, colores, texturas, movimientos, volumen, etc., etc.

¿Dónde está lo revolucionario?Entre otras cosas, en la velocidad con que se puede transmitir la información codificada en ceros y unos. ¿Por qué importa esto? Porque las computadoras (hardware) son aparatos que funcionan con electricidad y la electricidad viaja a la velocidad de la luz. De hecho, la electricidad es luz, y la luzeléctrica sólo conoce dos estados: off y on(apagado-encendido). Esto es raro, lo sé, y a mucha gente le tiene sin cuidado, pero es el núcleo de la revolución digital, porque este sistema permite que, por ejemplo, una escena grabada en video digital en un punto del planeta (video que en sí no es otra cosa que un archivo enorme que contiene ceros y unos) pueda enviarse de manera casi instantánea a cualquier parte del planeta. Esto no parece gran cosa, pero lo es. Antes de la revolución digital, un video era un objeto material(un rollo de película) que tenía que meterse en un avión para ser llevado exclusivamente a otro punto del planeta, no a todo el planeta. Es decir, su producción y circulación era lenta, aparatosa (las cámaras de película analógica eran grandes, pesadas y muy caras). En fin, no abundaré en esto. Sólo señalo que así como se puede convertir en ceros y unos(y comunicarlos a la velocidad de la luz) una secuencia de imágenes o de sonidos, teóricamente se puede convertir un hígado, una mano, una planta, hasta el planeta entero… y esto se está haciendo.

Bien, una conexión importante entre los conceptos digital y alfabetización, es que en ambos casos se trata de sistemas simbólicos abstractos, basados en el uso de elementos (signos) que no se parecen en nada a lo que representan. Aunque la alfabetización se considera lo más “básico” y en cierto sentido lo más simple de la educación, las letras del alfabeto son un sistema complejo, porque es abstracto (como el sistema binario) y mucha gente, incluidos muchos maestros de escuela, no logran captar la naturaleza esencialmente abstracta y conceptual de la escritura alfabética, por lo que tienden a reducirla a una “herramienta” que puede usarse con mayor o menor “habilidad”. En tanto tecnologías, como las letras (el alfabeto) sí son una herramienta del lenguaje oral (una manera gráfica de representar los sonidos del habla), pero el lenguaje oral es, a su vez, un sistema simbólico totalmente abstracto, pues las palabras no se parecen en nada a lo que representan. A su vez, el lenguaje oral es una herramienta del pensamiento humano. Los símbolos, tanto alfabéticos como binarios son, por tanto (y como diría Umberto Eco) signos de signos y su poder radica justo en eso: permitir la representación no sólo de cosas materiales sino también de ideas abstractas. Entonces, si el alfabeto es herramienta del lenguaje oral y el lenguaje oral es herramienta del pensamiento, que por definición es abstracto y conceptual,lo esencial de la alfabetización es la apropiación conceptual y el pensamiento abstracto,pero en México y en muchas partes del mundo, los educadores y alfabetizadores creen que alfabetizar es enseñar la herramienta en sí, y no la finalidad de esa herramienta(representar, exteriorizar ideas abstractas).

Y justo esto está pasando con las tecnologías digitales en el medio educativo. Se considera que son sólo “herramientas” y que su aprendizaje es el aprendizaje de una “habilidad”.Se pierde de vista su esencia conceptual, así como su capacidad creativa y productiva. Así,hoy se enseña a “leer” información pero no a producir información, y menos a hacerlo en el lenguaje propio de estas tecnologías, que es el llamado código. Mientras en Norteamérica y otros países se insiste en que todo mundo debería saber codificar, en nuestros países del Sur, se afirma que lo único que necesitamos es saber “usar las TIC”. Es como la diferencia entre aprender una lengua extranjera (por tanto, hablarla y escribirla) y ver sólo programas de televisión en lengua extranjera (por tanto, sólo escucharla sin desarrollar capacidad para producirla).

Finalmente, siento que hay un uso excesivo de la palabra “alfabetización”, cuando se emplea en frases como “alfabetización digital”, “alfabetización informacional”, “alfabetización tecnológica”, etc. En todos estos casos se trata de usos metafóricos de la palabra alfabetización, que se ha convertido en un comodín para decir “aprendizaje de lo que sea”. No importaría esto, si no fuera porque hay palabras más específicas para nombrar cada cosa, y es claro que usar las tecnologías digitales implica aprender una variedad de cosas (como codificar o programar, manejar software o aplicaciones diversas, producir y editar imágenes y sonidos, etc.), y no “alfabetizar” (enseñar el alfabeto). En fin, esta es sólo una pequeña disquisición sobre el tema, pero hay una infinidad de aspectos en que la revolución digital está impactando la educación, por lo que esta conversación debe seguir en otros espacios (ver, por ejemplo, Hernández 2015a, 2015b, 2018).

Un amplio panorama el que nos ha compartido acerca de la relación entre tecnologías digitales y alfabetización. Gracias por poner a discusión estos conceptos y su interrelación, creo que eso es lo que hace falta para tratar de comprender desde otro ángulo estos temas. Sin duda, la discusión debe seguir. Gracias por recomendarnos parte de su trabajo en estos temas.

Finalmente, desde el reconocimiento y distinción a su trayectoria como especialista en el tema de la Alfabetización, que le hace la UNESCO, quisiera aprovechar para preguntarle, ¿Qué consejos o sugerencias les daría a los tomadores de decisiones en el tema de la alfabetización en México?

Gregorio Hernández Zamora: Podría decir muchas cosas, pero me limito a tres que planteé en la conferencia de la UNESCOPrimera, hay que abandonar la idea de que lo que hoy se necesita enseñar y aprender son “habilidades”, no conocimientos. Segunda, y en congruencia con la anterior, necesitamos dar acceso a la población de bajo nivel económico y educativo a conocimientos substantivos, no sólo a habilidades. Y tercera, la mejor intervención que el Estado podría hacer en educación es NO intervenir. Explico cada una.

Primero, seguir pensando y hablando de la alfabetización o de la lectura y escritura como “habilidades” es conceptualmente errado y políticamente sesgado. Es errado porque leer y escribir son actividades lingüísticas, es decir son la puesta en acción del pensamiento verbal, y el pensamiento verbal no existe sin contenido. Para poder leer y escribir de manera creativa, significativa, inteligente y crítica, la gente debe poseer conocimiento, ¿de qué?, de muchas cosas: del mundo natural y del mundo social, del pasado, del presente y del futuro; de uno mismo y de los demás; de la cultura propia y de las culturas ajenas, etc., etc. No se puede pensar con puras operaciones sin contenido. Para quienes trabajamos en la educación superior esto es clarísimo: cada año recibimos cientos de jóvenes cuyo conocimiento es casi nulo en una variedad de asuntos, temas y materias que ya han “visto” en toda su escolaridad previa. Sin embargo, es claro, también, que siempre hay un sector minoritario (no más de un 3% del estudiantado) que llega a la universidad con un capital cultural que les permite plantear preguntas interesantes y relevantes; plantear juicios y análisis inteligentes; asimilar el conocimiento nuevo de los libros y las clases; en fin, seguir aprendiendo de manera más eficaz. En este sentido, los discursos y las políticas que prescriben que para las clases populares lo principal es aprender “habilidades”, “herramientas”, “aprender a aprender”, no sólo pierden de vista la importancia fundamental del capital cultural para seguir aprendiendo, sino que condenan a las mayorías al rezago, pues es claro que muchos de los jóvenes que llegan con un buen capital cultural provienen de escuelas privadas o han cursado ya una primera carrera. Quienes no tienen estas posibilidades están en una gran desventaja.

Segundo, es claro que los alumnos no llegan sin saber nada, pero buena parte de lo mucho que saben son datos inconexos e irrelevantes, conceptos equívocos o confusos, y grandes lagunas en conocimiento que debería estar ya establecido. Por citar un solo ejemplo que marca una diferencia en la desigualdad educativa: la gran mayoría de alumnos que pasan por escuelas públicas no han vivido una experiencia literaria significativa. Es decir, no han leído obras relevantes de ningún tipo. Muchos logran identificar con trabajos nombres de algunos escritores o de algunas obras famosas, pero jamás las leyeron, mucho menos las analizaron, discutieron y reflexionaron. Entonces, cuando queremos hacer cualquier tipo de referencia o analogía basada en ese tipo de conocimiento, resulta que están en ceros y sólo queda ignorarlos y seguir con la clase (dejarlos atrás una vez más) o regresar la clase a nivel de secundaria o prepa (incluso de primaria). Cuando digo “conocimientos substantivos” me refiero, siguiendo el ejemplo de la literatura, al tipo de temas, ideas y conceptosque provee este tipo de material; ideas sobre la vida y la muerte, sobre la soledad, el amor, el odio o la desesperación; sobre eventos y personajes históricos; sobre los dilemas de la vida y las múltiples formas de entenderlos. Es decir, el tipo de cosas sobre las que es importante saber y pensar dentro y fuera de las escuelas. Darle a la gente sólo “habilidades” y “herramientas” es como darles una hamburguesa sin contenido, los puros panes secos. Eso es lo que en gran medida ha estado haciendo la educación pública por décadas: reducir su función a entrenar mano de obra barata.

Tercero, como lo expuse en la UNESCO, ante la pregunta de qué políticas e intervenciones del estado serían recomendables, estoy convencido que al menos en nuestros países ex coloniales, la mejor política sería que el estado deje de intervenir, o que intervenga sólo para respaldar, fortalecer y legitimar las diversas propuestas e iniciativas de actores educativos que en los hechos han trabajado durante décadas, pero siempre a la sombra de las llamadas “reformas educativas” que sexenio tras sexenio derrumban y proscriben toda idea y toda práctica que se sale del paradigma y la moda oficial. Cito un fragmento de mi ponencia en la UNESCO: “Es indispensable reconocer y validar la diversidad de pedagogías que realmente existen y desmantelar de una vez por todas la ilusión de los programas y enfoques únicos, estandarizados y obligatorios. Cada vez que se impone una reforma educativa vertical se mata la creatividad de miles de educadores y diseñadores educativos cuyas ideas no encajan en el credo oficial.”

Tiene mucha razón al mencionar que por décadas, las políticas educativas se enfocaron únicamente en generar mano de obra barata —lo cual deseamos y estamos seguros de que no seguirá sucediendo— sembrando la ilusión en muchos estudiantes, de que el éxito sólo sería conseguir un empleo bien remunerado. Lo que dejó de lado el desarrollo de conocimientos substantivos a los que usted se refiere, que permitieran a los jóvenes estudiantes, comprender y participar en el mundo de una forma distinta. 

Es cierto que numerosos actores educativos han estado a la sombra de las autoridades educativas, y por tanto no han podido desarrollar sus propuestas, basadas en sus propias experiencias. Es importante dar confianza, apoyo y credibilidad a los profesores mexicanos.

Le agradezco infinitamente las palabras, experiencias y reflexiones que nos ha compartido, estoy seguro de que serán de gran apoyo para los lectores y actores educativos que siguen nuestros diálogos en favor de la educación.

¡Mi respeto y admiración para usted, Dr. Gregorio Hernández Zamora!

Referencias

-HernándezZ., Gregorio (2015a). La metáfora de las TIC como Herramientas educativas. Revista Didac, 66, jul-dic 2015. México: UIA. Disponible: https://www.researchgate.net/publication/312328702_La_metafora_de_las_TIC_como_herramientas_educativas

-Hernández Z., Gregorio y Eduardo Peñalosa (2015b). Las tecnologías digitales como herramientas de enseñanza-aprendizaje en la UAM Cuajimalpa. En Jaimez, Carlos; Miranda, Karen; Moranchel, Mariana; Vázquez, Edgar; Vázquez, Fernanda (editores), Innovación educativa y apropiación tecnológica: Experiencias docentes con el uso de las TIC. México: UAM Cuajimalpa. Disponible: 

https://www.researchgate.net/publication/322862616_Las_tecnologias_digitales_como_herramientas_de_ensenanza-aprendizaje

-Hernández Z., Gregorio (2018). Expresión y diseño digital: La praxis pedagógica como conocimiento legítimo. En González, Y. (coord.), Producción de conocimiento en entornos educativos. México: Universidad de Guadalajara. Disponible: https://www.researchgate.net/publication/329424649_Expresion_y_diseno_digital_La_praxis_pedagogica_como_conocimiento_legitimo





Source link

Entrevista al Dr. Gregorio Hernández, sobre su participación en la UNESCO en la conmemoración del “Día Internacional de la Alfabetización 2019”


DmComo es sabido, la UNESCO proclamó el 8 de septiembre como “Día internacional de la alfabetización”, el 26 de octubre de 1966, por lo que desde 1967 se viene conmemorando en todo el mundo. En esta ocasión, la festividad se solidarizó con otras dos actividades, el “Año internacional de las Lenguas Indígenas 2019” y la “Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales”. Lo que conllevó a que el evento principal convocado por la UNESCO, el pasado 9 de septiembre, se enfocara en el tema de “Alfabetización y multilingüismo”.

En tan importante evento, participó como ponente el Dr. Gregorio Hernández Zamora, académico e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, invitado por la propia UNESCO. Por esa razón, en nuestra sección de “Diálogos Educativos”, nos dimos a la tarea de buscar al doctor Hernández, para conocer sobre su trayectoria académica y profesional, así como sobre su intervención en dicho evento, llevado a cabo en París, Francia, sede de la UNESCO.

Distinguido doctor Gregorio Hernández, muchas gracias por concedernos esta oportunidad de charlar con usted, para conocer sobre usted y poder compartir con nuestra gentil audiencia, que está interesada en saber sobre los actores educativos que intervienen de una u otra forma en el acontecer educativo de nuestro querido México. 

Para iniciar, me permito preguntarle, ¿Quién es Gregorio Hernández Zamora y cuáles fueron sus orígenes?

Gregorio Hernández Zamora: Nací en la Ciudad de México, pero crecí en Ciudad Neza en sus tiempos de polvo y lodo, a unos cuantos metros del Río de los Remedios. Mi padre fue pintor de coches y mi madre “ama de casa”; ninguno de ellos tuvo más de 2 años de primaria y ambos fueron parte de la migración del campo a la ciudad en tiempos del “milagro mexicano”, en los años 50 y 60 del siglo XX. Mi padre proviene de una familia campesina de Valle de Santiago, Guanajuato; mi madre de una familia de pequeños comerciantes del estado de Hidalgo, cuyos rasgos físicos nos hacen pensar que pertenece a una ola de migrantes coreanos que llegó a México a inicios del siglo XX.

Una niñez y juventud nada sencilla por lo que nos comenta doctor, lo que indica que el deseo de salir adelante, la voluntad y esfuerzo permanente, son factores clave para el desarrollo de las personas. Usted viene de abajo, de una situación complicada, sin duda sus estudios le abrieron el paso en la vida, comparta con nosotros por favor, ¿Cuál fue su formación académica?

Gregorio Hernández Zamora: Fui a escuelas públicas en el nororiente de la Ciudad desde el preescolar hasta la prepa. Estuve en dos primarias: La Pradera (colonia del mismo nombre, cerca de donde ahora es la FES Aragón de la UNAM) y República de Sudán (colonia Providencia, a unos metros de Ciudad Neza); secundaria 99 (colonia San Felipe de Jesús, famosa por su mega tianguis de “fierros viejos”, al oriente de la Villa de Guadalupe). Luego fui al CCH Oriente, de la UNAM, donde mi hermana mayor fue maestra toda su vida. Más tarde estudié Sociologíaen la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, luego la Maestría en Cienciascon especialidad en Educación en el DIE-CINVESTAV, y finalmente elDoctorado en Educación en Lengua y Cultura Escrita(PhD in Language, Literacy and Culture) en la Universidad de California, campus Berkeley (en el Área de la Bahía de San Francisco). 

Una gran formación escolar y académica en diferentes escuelas públicas de nuestro país, hasta llegar a su doctorado en una de las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos de Norteamérica. Nos podría compartir,¿Cuál ha sido y es su experiencia en el ámbito laboral?

Gregorio Hernández Zamora: De niño y adolescente trabajé como ayudante en talleres de pintura, hojalatería y mecánica automotriz, que eran los oficios de mi padre y mi hermano mayor. En ese entonces aprendí a desarmar y armar casi un coche entero (marca VW, especialidad de mi hermano), aunque no llegué a tener la responsabilidad de “maestro mecánico”. Después, cuando era estudiante de licenciatura trabajé como mecanógrafo en las oficinas del SNTE (gracias a que en la secundaria había llevado el taller de Taquimecanografía y fui bueno en eso) y más tarde fui analista de informaciónen el periódico El Financiero, donde aprendí todo sobre la privatización, desregulación y liberalización de la economía mexicana. Tras mis estudios de maestría, fui coordinador editorial de la revista Educación de Adultos del INEA, también fui profesor de maestría en el ISCEEM(Estado de México) y ayudante de investigación de la Dra. Emilia Ferreiro en el DIE-CINVESTAV, donde me inicié en los temas de la alfabetización al participar en un proyecto en escuelas indígenas bilingües en Chiapas y Yucatán, y en otro sobre primarias rurales en cuatro estados del centro del país. De ahí me invitaron a trabajar como autor y diseñador de materiales educativosen el PRONALEES, donde fui responsable de los libros de texto gratuito de Español de primero y segundo de primaria, y de los ficheros didácticos para maestros de 5º y 6º de primaria. Más tarde pasé a coordinar el área de Lengua y Comunicación de un programa de secundaria a distancia para adultos, llamado SEA, que dejé cuando me fui al doctorado a Berkeley. Regresando del doctorado fui coordinador académico de Español del nuevo modelo de la Telesecundaria, donde pudimos desarrollar materiales impresos y audiovisuales con mejores fundamentos teóricos y prácticos, pero a los funcionarios de la SEP de ese entonces no les pareció que tuviéramos ideas creativas que no cazaban totalmente con los acartonados planes y programas que en ese entonces aprobaron bajo el nombre de “RES” y luego “RIES” (Reforma Integral de la Educación Secundaria, nombre adecuado porque en verdad la ves y te ríes de lo ridículo de su terminología y planteamientos). Nos sacaron abruptamente por no querer hacer “libros de Estado” (así dijeron los altos funcionarios de la SEP). En fin, tras salir de ahí, me contrataron durante año y medio comoinvestigador en el Centro para las Américas, de Vanderbilt University, en la bonita y musical ciudad de Nashville, Estados Unidos. Regresé con el posdoctoradoy me costó más trabajo que nunca conseguir trabajo (por estar sobre-calificado), pero a través de gente bondadosa y solidaria obtuve unas horas de clase en la licenciatura en lenguas en la FES Acatlán de la UNAM, después otras en el posgrado en Pedagogía en la FES Aragón (donde creamos la línea de Lengua y Cultura Escrita). Simultáneamente hice libros de español para editorial Santillana y finalmente fui contratado como profesor-investigador de tiempo completo en la UAM Cuajimalpa. Recientemente me cambié a la UAM Xochimilco donde estoy adscrito al Departamento de Educación y Comunicación.

Verdaderamente muchas experiencias laborales, desde nobles oficios manuales, hasta editor de libros y docente en diversas y prestigiosas universidades, sin dejar de lado su experiencia por la SEP. Un gran curriculum doctor. 

Por otro lado, en el entendido que la UNESCO lo invitó a participar en la celebración del “Día internacional de la Alfabetización 2019”,¿Nos podría compartir sobre su experiencia en este importante evento?

Gregorio Hernández Zamora: A mediados del 2019 recibí un correo de la UNESCOdonde me invitaban a participar como ponente en la Conferencia Internacional que realizarían este año en su sede en París, Francia, pues consideraban que mi trabajo en los temas de lengua, cultura y educaciónresultaba relevante para los fines de esta Conferencia. Este año la UNESCO eligió como tema central de la conferencia la relación entre literacidad y multilingüismo, y organizó cuatro mesas temáticascon especialistas invitados de todo el mundo. Me tocó participar en la mesa 3, sobre Literacidad, Multilingüismo e Inclusión, junto con el profesor Joseph LoBianco, de la Universidad de Melbourne, la Dra. Barbara Trudell, directora de investigación del Instituto Lingüístico de Verano, y el profesor Kamel Kherbouche, director de la Oficina Nacional de Literacidad y Educación de Adultos de Argelia. La mesa discutió alrededor de la pregunta general de cómo lograr la inclusión de los jóvenes y adultos de bajas habilidades de literacidad a través de oportunidades educativas dentro y fuera de la escuela, considerando el actual contexto de multilingüismo que ha emergido en el mundo a raíz de las migraciones masivas y de las luchas por el reconocimiento de las lenguas indígenas en diversas partes del mundo.

Un gran reconocimiento el que le hace la UNESCO, al reconocer su trabajo en los temas de lengua, cultura y educación. Muchas felicidades doctor, un justo reconocimiento a sus aportaciones al conocimiento en las líneas de investigación en que participa. Asimismo, me gustaría preguntarle, desde su formación y experiencia en estos temas, ¿Qué percepción tiene de la Alfabetización en el momento por el que transita la sociedad mexicana?

Gregorio Hernández Zamora: Por diversas razones, y a pesar de la importancia demográfica, política y económica de nuestro país en el mundo actual, México es uno de los países con los más bajos niveles educativos y de alfabetización en el mundo. Alfabetización no en el sentido básico de capacidades de decodificación del alfabeto, sino en el sentido de capacidades de pensamiento y comunicación verbal, especialmente en la modalidad escrita.En esto hemos sido consistentes como país al quedar en los últimos lugares en casi todas las pruebas nacionales e internacionales que evalúan las capacidades de lectura, escritura y pensamiento crítico; así como en las encuestas y evaluaciones académicas y gubernamentales sobre las capacidades de escritura y pensamiento verbal entre alumnos de todos los niveles, incluyendo los alumnos universitarios. Es una problemática compleja y muy seria, pues el desarrollo lingüístico es la base del éxito escolary, más allá de la escuela, es también la base del desarrollo sociocultural en un sentido más general y del ejercicio de una ciudadanía crítica y activa. No es casual que a la par de nuestros pésimos resultados en evaluaciones, encuestas e investigaciones cualitativas sobre el lenguaje, la lectura y la escritura de los jóvenes, seamos hoy una de las sociedades más mal habladas del mundo hispanohablante. Y no es una cuestión de moralidad y normas de “buen lenguaje”, sino de la conexión inextricable que existe entre lengua, cultura y cognición, y cómo las prácticas culturales de lenguaje expresan justo lo que la gente conoce y lo que la gente valora culturalmente en un momento dado de su historia social. Como lo señalé en la conferencia de la UNESCO, el problema educativo fundamental en nuestros países del sur ex coloniales quelas mayorías de clase trabajadora son eternos principiantes en el manejo de la lengua en general, y de la lengua escrita en particular. Es decir, el problemano es la lengua que hablan (español, nahuatl, etc.), sino la variedad social de la lengua, el nivel de dominio que tienen sobre ella, y el contenido de lo que dicen.Visto así, la exclusión se da tanto para los hablantes de lenguas indígenas como para los hablantes de las lenguas nacionales mayoritarias.

Es preocupante el escenario que ostenta nuestro país, pero considero que es una realidad que se debe afrontar si de verdad se quiere transitar a conformar una mejor sociedad. Por otro lado, tomando en cuenta que vivimos en un mundo totalmente globalizado e interconectado por diversas tecnologías,¿Qué opinión tiene sobre la importancia de la Alfabetización en relación a la era digital que vive la sociedad?

Gregorio Hernández Zamora: Sin duda es importantísimo el papel de las nuevas tecnologías digitales en el mundo actual, pero yo no usaría la palabra “alfabetización” para referirme a la enseñanza-aprendizaje de dichas tecnologías. 

Las nuevas tecnologías digitales son el equivalente actual de la máquina de vapor que dio origen a la Revolución Industrial en el siglo 18. Es decir, son un avance científico-tecnológico de tal magnitud que está provocando cambios radicales en todos los órdenes de la vida social. Si la máquina de vapor posibilitó la producción en masa y, con ella, la súper explotación del trabajo, la urbanización, la explosión demográfica, el capitalismo mundial, el fin del feudalismo y el consecuente ocaso del poder teológico-monárquico, la actual revolución digital está provocando una auténtica revolución cognitiva, educativa y cultural, por citar sólo algunos aspectos que nos interesan a los educadores. 

Para entender por qué es tan poderosa la revolución digital es necesario entender la palabra “digital”y, por tanto, establecer la conexión y la diferencia con la palabra “alfabetización”.

Digital es lo opuesto de analógico. Lo analógico es aquello que se parece físicamente a lo que representa. Un mapamundi, por ejemplo, utiliza líneas para representar los bordes de los territorios y mares de manera análoga o “parecida” a los accidentes geográficos reales. Otro ejemplo son los tocadiscos, tecnologías que utilizaban surcos labrados sobre discos de acetato para representar ondulaciones en el aire, que es como se produce el sonido. Un último ejemplo es la fotografía analógica, que capta las luces, sombras, bordes y siluetas de objetos reales, y los “dibuja con luz” (foto-grafía = dibujar con luz) sobre una superficie física (película fotográfica, que después se imprime en papel). Es decir, la fotografía analógica “copia” lo visible en una superficie reproducible (película, papel).

En cambio, las tecnologías digitales rompen totalmente con la idea de representar y reproducir un fenómeno físico mediante objetos análogos. En el mundo digital todo, absolutamente todo lo que existe en el mundo físico (incluyendo imágenes, sonidos, y objetos 3D tales como edificios, ciudades, máquinas, y hasta organismos biológicos) se puede representar mediante símbolos que en nada se parecen a lo que representan. Se trata del famoso código binario, que es un sistema basado en ceros y unos (0, 1), es decir dígitos(de ahí lo de “digital”). Un cero o un uno es la unidad mínima de información que se denominanbit(abreviación de binary digit o dígito binario). Una combinación de 8 bits crea un bytey una secuencia larga de bytes (kilobytes, megabytes, gigabytes, terabytes) es capaz de almacenar cantidades inmensas de información y representar lo que sea: imágenes, sonidos, formas, colores, texturas, movimientos, volumen, etc., etc.

¿Dónde está lo revolucionario?Entre otras cosas, en la velocidad con que se puede transmitir la información codificada en ceros y unos. ¿Por qué importa esto? Porque las computadoras (hardware) son aparatos que funcionan con electricidad y la electricidad viaja a la velocidad de la luz. De hecho, la electricidad es luz, y la luzeléctrica sólo conoce dos estados: off y on(apagado-encendido). Esto es raro, lo sé, y a mucha gente le tiene sin cuidado, pero es el núcleo de la revolución digital, porque este sistema permite que, por ejemplo, una escena grabada en video digital en un punto del planeta (video que en sí no es otra cosa que un archivo enorme que contiene ceros y unos) pueda enviarse de manera casi instantánea a cualquier parte del planeta. Esto no parece gran cosa, pero lo es. Antes de la revolución digital, un video era un objeto material(un rollo de película) que tenía que meterse en un avión para ser llevado exclusivamente a otro punto del planeta, no a todo el planeta. Es decir, su producción y circulación era lenta, aparatosa (las cámaras de película analógica eran grandes, pesadas y muy caras). En fin, no abundaré en esto. Sólo señalo que así como se puede convertir en ceros y unos(y comunicarlos a la velocidad de la luz) una secuencia de imágenes o de sonidos, teóricamente se puede convertir un hígado, una mano, una planta, hasta el planeta entero… y esto se está haciendo.

Bien, una conexión importante entre los conceptos digital y alfabetización, es que en ambos casos se trata de sistemas simbólicos abstractos, basados en el uso de elementos (signos) que no se parecen en nada a lo que representan. Aunque la alfabetización se considera lo más “básico” y en cierto sentido lo más simple de la educación, las letras del alfabeto son un sistema complejo, porque es abstracto (como el sistema binario) y mucha gente, incluidos muchos maestros de escuela, no logran captar la naturaleza esencialmente abstracta y conceptual de la escritura alfabética, por lo que tienden a reducirla a una “herramienta” que puede usarse con mayor o menor “habilidad”. En tanto tecnologías, como las letras (el alfabeto) sí son una herramienta del lenguaje oral (una manera gráfica de representar los sonidos del habla), pero el lenguaje oral es, a su vez, un sistema simbólico totalmente abstracto, pues las palabras no se parecen en nada a lo que representan. A su vez, el lenguaje oral es una herramienta del pensamiento humano. Los símbolos, tanto alfabéticos como binarios son, por tanto (y como diría Umberto Eco) signos de signos y su poder radica justo en eso: permitir la representación no sólo de cosas materiales sino también de ideas abstractas. Entonces, si el alfabeto es herramienta del lenguaje oral y el lenguaje oral es herramienta del pensamiento, que por definición es abstracto y conceptual,lo esencial de la alfabetización es la apropiación conceptual y el pensamiento abstracto,pero en México y en muchas partes del mundo, los educadores y alfabetizadores creen que alfabetizar es enseñar la herramienta en sí, y no la finalidad de esa herramienta(representar, exteriorizar ideas abstractas).

Y justo esto está pasando con las tecnologías digitales en el medio educativo. Se considera que son sólo “herramientas” y que su aprendizaje es el aprendizaje de una “habilidad”.Se pierde de vista su esencia conceptual, así como su capacidad creativa y productiva. Así,hoy se enseña a “leer” información pero no a producir información, y menos a hacerlo en el lenguaje propio de estas tecnologías, que es el llamado código. Mientras en Norteamérica y otros países se insiste en que todo mundo debería saber codificar, en nuestros países del Sur, se afirma que lo único que necesitamos es saber “usar las TIC”. Es como la diferencia entre aprender una lengua extranjera (por tanto, hablarla y escribirla) y ver sólo programas de televisión en lengua extranjera (por tanto, sólo escucharla sin desarrollar capacidad para producirla).

Finalmente, siento que hay un uso excesivo de la palabra “alfabetización”, cuando se emplea en frases como “alfabetización digital”, “alfabetización informacional”, “alfabetización tecnológica”, etc. En todos estos casos se trata de usos metafóricos de la palabra alfabetización, que se ha convertido en un comodín para decir “aprendizaje de lo que sea”. No importaría esto, si no fuera porque hay palabras más específicas para nombrar cada cosa, y es claro que usar las tecnologías digitales implica aprender una variedad de cosas (como codificar o programar, manejar software o aplicaciones diversas, producir y editar imágenes y sonidos, etc.), y no “alfabetizar” (enseñar el alfabeto). En fin, esta es sólo una pequeña disquisición sobre el tema, pero hay una infinidad de aspectos en que la revolución digital está impactando la educación, por lo que esta conversación debe seguir en otros espacios (ver, por ejemplo, Hernández 2015a, 2015b, 2018).

Un amplio panorama el que nos ha compartido acerca de la relación entre tecnologías digitales y alfabetización. Gracias por poner a discusión estos conceptos y su interrelación, creo que eso es lo que hace falta para tratar de comprender desde otro ángulo estos temas. Sin duda, la discusión debe seguir. Gracias por recomendarnos parte de su trabajo en estos temas.

Finalmente, desde el reconocimiento y distinción a su trayectoria como especialista en el tema de la Alfabetización, que le hace la UNESCO, quisiera aprovechar para preguntarle, ¿Qué consejos o sugerencias les daría a los tomadores de decisiones en el tema de la alfabetización en México?

Gregorio Hernández Zamora: Podría decir muchas cosas, pero me limito a tres que planteé en la conferencia de la UNESCOPrimera, hay que abandonar la idea de que lo que hoy se necesita enseñar y aprender son “habilidades”, no conocimientos. Segunda, y en congruencia con la anterior, necesitamos dar acceso a la población de bajo nivel económico y educativo a conocimientos substantivos, no sólo a habilidades. Y tercera, la mejor intervención que el Estado podría hacer en educación es NO intervenir. Explico cada una.

Primero, seguir pensando y hablando de la alfabetización o de la lectura y escritura como “habilidades” es conceptualmente errado y políticamente sesgado. Es errado porque leer y escribir son actividades lingüísticas, es decir son la puesta en acción del pensamiento verbal, y el pensamiento verbal no existe sin contenido. Para poder leer y escribir de manera creativa, significativa, inteligente y crítica, la gente debe poseer conocimiento, ¿de qué?, de muchas cosas: del mundo natural y del mundo social, del pasado, del presente y del futuro; de uno mismo y de los demás; de la cultura propia y de las culturas ajenas, etc., etc. No se puede pensar con puras operaciones sin contenido. Para quienes trabajamos en la educación superior esto es clarísimo: cada año recibimos cientos de jóvenes cuyo conocimiento es casi nulo en una variedad de asuntos, temas y materias que ya han “visto” en toda su escolaridad previa. Sin embargo, es claro, también, que siempre hay un sector minoritario (no más de un 3% del estudiantado) que llega a la universidad con un capital cultural que les permite plantear preguntas interesantes y relevantes; plantear juicios y análisis inteligentes; asimilar el conocimiento nuevo de los libros y las clases; en fin, seguir aprendiendo de manera más eficaz. En este sentido, los discursos y las políticas que prescriben que para las clases populares lo principal es aprender “habilidades”, “herramientas”, “aprender a aprender”, no sólo pierden de vista la importancia fundamental del capital cultural para seguir aprendiendo, sino que condenan a las mayorías al rezago, pues es claro que muchos de los jóvenes que llegan con un buen capital cultural provienen de escuelas privadas o han cursado ya una primera carrera. Quienes no tienen estas posibilidades están en una gran desventaja.

Segundo, es claro que los alumnos no llegan sin saber nada, pero buena parte de lo mucho que saben son datos inconexos e irrelevantes, conceptos equívocos o confusos, y grandes lagunas en conocimiento que debería estar ya establecido. Por citar un solo ejemplo que marca una diferencia en la desigualdad educativa: la gran mayoría de alumnos que pasan por escuelas públicas no han vivido una experiencia literaria significativa. Es decir, no han leído obras relevantes de ningún tipo. Muchos logran identificar con trabajos nombres de algunos escritores o de algunas obras famosas, pero jamás las leyeron, mucho menos las analizaron, discutieron y reflexionaron. Entonces, cuando queremos hacer cualquier tipo de referencia o analogía basada en ese tipo de conocimiento, resulta que están en ceros y sólo queda ignorarlos y seguir con la clase (dejarlos atrás una vez más) o regresar la clase a nivel de secundaria o prepa (incluso de primaria). Cuando digo “conocimientos substantivos” me refiero, siguiendo el ejemplo de la literatura, al tipo de temas, ideas y conceptosque provee este tipo de material; ideas sobre la vida y la muerte, sobre la soledad, el amor, el odio o la desesperación; sobre eventos y personajes históricos; sobre los dilemas de la vida y las múltiples formas de entenderlos. Es decir, el tipo de cosas sobre las que es importante saber y pensar dentro y fuera de las escuelas. Darle a la gente sólo “habilidades” y “herramientas” es como darles una hamburguesa sin contenido, los puros panes secos. Eso es lo que en gran medida ha estado haciendo la educación pública por décadas: reducir su función a entrenar mano de obra barata.

Tercero, como lo expuse en la UNESCO, ante la pregunta de qué políticas e intervenciones del estado serían recomendables, estoy convencido que al menos en nuestros países ex coloniales, la mejor política sería que el estado deje de intervenir, o que intervenga sólo para respaldar, fortalecer y legitimar las diversas propuestas e iniciativas de actores educativos que en los hechos han trabajado durante décadas, pero siempre a la sombra de las llamadas “reformas educativas” que sexenio tras sexenio derrumban y proscriben toda idea y toda práctica que se sale del paradigma y la moda oficial. Cito un fragmento de mi ponencia en la UNESCO: “Es indispensable reconocer y validar la diversidad de pedagogías que realmente existen y desmantelar de una vez por todas la ilusión de los programas y enfoques únicos, estandarizados y obligatorios. Cada vez que se impone una reforma educativa vertical se mata la creatividad de miles de educadores y diseñadores educativos cuyas ideas no encajan en el credo oficial.”

Tiene mucha razón al mencionar que por décadas, las políticas educativas se enfocaron únicamente en generar mano de obra barata —lo cual deseamos y estamos seguros de que no seguirá sucediendo— sembrando la ilusión en muchos estudiantes, de que el éxito sólo sería conseguir un empleo bien remunerado. Lo que dejó de lado el desarrollo de conocimientos substantivos a los que usted se refiere, que permitieran a los jóvenes estudiantes, comprender y participar en el mundo de una forma distinta. 

Es cierto que numerosos actores educativos han estado a la sombra de las autoridades educativas, y por tanto no han podido desarrollar sus propuestas, basadas en sus propias experiencias. Es importante dar confianza, apoyo y credibilidad a los profesores mexicanos.

Le agradezco infinitamente las palabras, experiencias y reflexiones que nos ha compartido, estoy seguro de que serán de gran apoyo para los lectores y actores educativos que siguen nuestros diálogos en favor de la educación.

¡Mi respeto y admiración para usted, Dr. Gregorio Hernández Zamora!

Referencias

-HernándezZ., Gregorio (2015a). La metáfora de las TIC como Herramientas educativas. Revista Didac, 66, jul-dic 2015. México: UIA. Disponible: https://www.researchgate.net/publication/312328702_La_metafora_de_las_TIC_como_herramientas_educativas

-Hernández Z., Gregorio y Eduardo Peñalosa (2015b). Las tecnologías digitales como herramientas de enseñanza-aprendizaje en la UAM Cuajimalpa. En Jaimez, Carlos; Miranda, Karen; Moranchel, Mariana; Vázquez, Edgar; Vázquez, Fernanda (editores), Innovación educativa y apropiación tecnológica: Experiencias docentes con el uso de las TIC. México: UAM Cuajimalpa. Disponible: 

https://www.researchgate.net/publication/322862616_Las_tecnologias_digitales_como_herramientas_de_ensenanza-aprendizaje

-Hernández Z., Gregorio (2018). Expresión y diseño digital: La praxis pedagógica como conocimiento legítimo. En González, Y. (coord.), Producción de conocimiento en entornos educativos. México: Universidad de Guadalajara. Disponible: https://www.researchgate.net/publication/329424649_Expresion_y_diseno_digital_La_praxis_pedagogica_como_conocimiento_legitimo





Source link

Singapur no hará más exámenes: buscan reducir el estrés y el suicidio entre estudiantes


En Singapur la presión es tan elevada que el apoyo escolar privado se tornó la norma. Pixabay

El país, que encabeza las listas mundiales en calidad de educación, lanzó una reforma para tratar de evitar más niños víctimas de la ansiedad desde la escuela primaria.

Singapur, que encabeza las listas mundiales en calidad de educación, lanzó una reforma para tratar de reducir el estrés en las escuelas, dado el enorme número de niños que son víctimas de ansiedad desde la escuela primaria.

“Debemos equilibrar la diversión del aprendizaje y el rigor de la educación”, apuntó el ministro de Educación, Ong Ye, al anunciar recientemente ante el Parlamento los cambios propuestos.

Entre los objetivos inmediatos se incluye eliminar algunos exámenes y modificar un currículo escolar considerado demasiado rígido.

Desde su independencia en 1965, Singapur tornó a la educación una prioridad. La ciudad-estado domina los estudios realizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), para evaluar los sistemas educativos de decenas de países, una especie de Campeonato Mundial de la Educación.

Pero la OCDE también detectó tasas de estrés más elevadas que el promedio entre los alumnos de Singapur a causa del trabajo escolar. Y esas informaciones coinciden con un estudio interno.

Alumnos resultan literalmente atornillados a los pupitres en jornadas interminables de clases, y luego se imponen los deberes para hacer en el hogar y los cursos de apoyo.

Así, la marcha hacia la excelencia tiene un peso enorme en la salud mental de los alumnos, al punto que se registran numerosos suicidios.

Demasiado jóvenes 

Wendy, quien no quiere ser identificada con su nombre completo, está convencida de que únicamente con cursos de apoyo podrá garantizar el éxito de su hija.

Dos veces por semana la niña de 12 años toma clases particulares de matemática y ciencias. También sigue cursos de inglés y chino, tres veces por semana en un centro privado.”Debo vigilarla, verificar que ella haga una buena revisión de sus cursos”, dijo Wendy sobre su hija.

Al fin de la escolaridad primaria, los alumnos en Singapur son sometidos a un examen fundamental para el acceso a las prestigiosas escuelas del que depende su futuro académico. La presión es tan elevada que el apoyo escolar privado se tornó la norma.

Los alumnos de Singapur ocupan el tercer lugar en el escalafón mundial sobre tiempo invertido en hacer deberes en sus casas, con un promedio de 9,4 horas por semana, según la OCDE.

“La sociedad no quiere permitirse el lujo de tomar las cosas con más calma”, dijo el psicólogo Daniel Joh, del Centro Insights Mind.”Los niños son obligados a crecer demasiado rápido”, apuntó Koh, quien tiene un paciente para tratar el estrés escolar que acaba de terminar el jardín de infantes.

Los exámenes 

La ansiedad es palpable durante todo el año pero cuando se aproximan los exámenes se multiplican los pedidos de ayuda de alumnos en profundo estrés.

En esa época aumentan los llamados al grupo de Samaritanos, que ofrece soporte para prevención al suicidio, relató el vicedirector de la entidad, Wong Lai Chun.

En 2016, un niño de 11 años que no había pasado dos exámenes se arrojó por una ventana antes de anunciar los resultados a sus padres.

“En los últimos años (…) he visto más y más adolescentes que llegan de escuelas con buena reputación, pero son dominados por el estrés”, dijo Lim Choon Guan, del Instituto de Salud Mental de Singapur.

Este especialista observa que este fenómeno puede estar relacionado a una presión excesiva proporcionada por responsables escolares. Para reducir la presión escolar, las autoridades pretenden suprimir ciertos exámenes tanto en la educación primaria como en la secundaria.

La reforma prevé también realizar una selección de alumnos apenas con base en un pequeño grupo de materias, como Matemática y Ciencias. Al mismo tiempo, todos estarán nivelados para la enseñanza artística y musical, así como para las educación física.

“La reforma reconoce ciertos efectos nocivos que la selección pudo haber tenido sobre los estudiantes”, dijo Jason Tan, un experto del Instituto Nacional de Educación.

Padres exigentes 

Sin embargo, un obstáculo a esta reforma puede ser hallado en la actitud de muchos padres. Las escuelas ya lanzaron una campaña para explicar de qué forma “los cambios van a beneficiar a los niños en el largo plazo”, apuntó Cindy Khoo, directora de planificación en el Ministerio de Educación.

No obstante, ella admite que el hábito de presionar a los niños es “profundamente enraizada” en Singapur. En este sentido, Singapur no es un caso aislado en Asia.El trabajo escolar es citado por el Centro de Estudios de Hong Kong sobre mortalidad infantil como una de las principales causas de suicidio entre adolescentes.

En 2016 y 2017, Japón registró la más elevada tasas de suicidios entre adolescentes en los últimos 30 años. En los dos años, la estadística mostró un pico de súbito crecimiento en el 1 de septiembre, fecha de inicio del año escolar.

Fuente:Elespectador.com



Source link